Thomas Alva Edison, la verdadera historia tras el genio inventor

Thomas Alva Edison, la verdadera historia tras el genio inventor

Nelson PeraltaBy Nelson Peralta 1 mes ago
Portada  /  Grandes magnates de la historia  /  Thomas Alva Edison, la verdadera historia tras el genio inventor
Amado por unos y odiado por otros, Thomas Edison es el prototipo del innovador americano que marcó el curso de la nueva Revolución Industrial Americana. Se le atribuyen muchas cosas, ¿pero qué méritos reales hay en los cientos de inventos que llevan su nombre? Descúbrelo leyendo más abajo.

Hoy se considera a Thomas Alva Edison uno de los hombres de negocios más importantes de América. Se levantó desde sus humildes comienzos trabajando como un inventor de tecnologías de uso diario hasta convertirse en un millonario famoso.

Primero años

Nació el 11 de febrero de 1847, en Milan, Ohio. Era el más joven de los siete hijos de Samuel y Nancy Edison. Su padre era un activista político canadiense que se había exiliado en los Estados Unidos y su madre era maestra de escuela. Ella fue una influencia fundamental para la vida temprana de Thomas.

Foto: Thomas Edison cuando era niño | vía Wikipedia.

Una lucha temprana con la escarlatina (fiebre escarlata), así como otras infecciones dejaron a Thomas con dificultades auditivas en ambos oídos que lo mantuvieron con sordera hasta el final de su vida, algo que casi nunca se menciona de él. Aunque otras fuentes históricas dicen que perdió su sentido de la audición debido a un incidente de tren que él mismo propició en su juventud cuando era un aficionado a los experimentos químicos.

En 1854, la familia Edison se trasladó a Port Huron, Michigan, donde Thomas asistió a la escuela pública. Era un niño hiperactivo, propenso a la distracción, y era considerado como “difícil” por sus maestros. Su madre rápidamente lo sacó de la escuela y apostó por la enseñanza en casa. A los once años, mostró un apetito voraz por el conocimiento, leyendo libros sobre una amplia gama de temas. Desarrolló un proceso de auto-educación y aprendizaje independiente que marcaría su vida y que le haría renegar de las personas que ponían sus títulos universitarios por delante de todo (personas como Nikola Tesla, con quien mantuvo una encarnizada rivalidad).

A los doce años, convenció a sus padres para que le permitieran vender periódicos a los pasajeros a lo largo de la línea del ferrocarril Grand Trunk. Explotando su acceso a los boletines de noticias de teletipo de la estación cada día, Thomas comenzó a publicar su propio periódico pequeño, llamado “Grand Herald Trunk”. Los artículos actualizados fueron un éxito entre los pasajeros. Esto fue el primer experimento de una larga serie de emprendimientos empresariales basados en las necesidades que él percibía en la gente.

El telegrafista

Mientras Thomas trabajaba para el ferrocarril, a la edad de quince años, salvó a un niño de tres años de ser atropellado por un tren errante, el padre del niño lo recompensó enseñándole a operar un telégrafo, algo que se convertiría en un activo importante en su vida. Durante los siguientes cinco años, Thomas viajó por todo el Oeste Americano trabajando como telegrafista itinerante. En su tiempo libre, leía, estudiaba y experimentaba con la tecnología telegráfica, y se familiarizó con la ciencia eléctrica.

Foto: Ejemplo de los telégrafos de código morse que se utilizaban en la época de Thomas Edison | vía Wikipedia.

A la edad de diecinueve años se trasladó a Louisville, Kentucky, donde trabajó como empleado de The Associated Press. Inicialmente, sobresalió en su trabajo como telegrafista porque el código morse era escrito en un pedazo de papel, por lo que su sordera no representaba ninguna desventaja. Sin embargo, a medida que avanzaba la tecnología, los receptores estaban cada vez más equipados con claves de sondeo, que permitía a los telegrafistas “leer” mensajes por el sonido de los clics. Esto dejó a Thomas en desventaja y con cada vez menos oportunidades de empleo.

En 1868, volvió a casa para encontrarse que su amada madre estaba sufriendo una enfermedad mental y su padre estaba sin trabajo. La familia estaba casi desamparada. Se dio cuenta de que necesitaba tomar el control de su futuro, y en el proceso ayudar en su casa. Por sugerencia de un amigo, se fue la ciudad de Boston y consiguió un empleo en la Western Union Company. Boston era el centro de América para la ciencia y la cultura, y Thomas se deleitaba en ese lugar. En su tiempo libre, diseñó y patentó un registrador electrónico para votar rápidamente; sin embargo, los legisladores de Massachusetts no estuvieron interesados en él.

Inventor de profesión

A los veintidós años de edad, Thomas se trasladó a la ciudad de Nueva York y desarrolló su primera invención, un indicador de acciones mejorado llamado “Universal Stock Printer”, que sincronizó varias transacciones de tickers (códigos bursátiles alfanuméricos). La compañía del oro y Stock Telegraph estuvieron tan impresionados por el invento que le pagaron cuarenta mil dólares por los derechos el invento. Con este éxito, abandonó su trabajo como telegrafista para dedicarse a tiempo completo a la invención.

Foto: Edison y su fonógrafo en 1877 | vía Wikipedia.

A principios de la década de 1870, había adquirido una reputación de primer orden como inventor. Estableció su primer laboratorio y planta de fabricación en Newark, Nueva Jersey, y empleó a varios maquinistas. Como empresario independiente, Thomas formó numerosas sociedades y desarrolló productos que vendía al mejor postor. Ideó para Western Union el “telégrafo cuádruplex”, capaz de transmitir dos señales en dos direcciones diferentes a través del mismo cable. El magnate del ferrocarril Jay Gould le arrebató la invención a la compañía pagándole a Thomas más de cien mil dólares en efectivo y bonos, e hizo que este último se metiera en problemas legales con Western Union. Thomas Edison era ambicioso, y no le importaba enemistarse con empresas o hacer lo que fuera necesario para obtener el mejor beneficio económico.

Foto: Réplica del laboratorio de Edison en Menlo Park | vía Wikipedia.

En 1876, trasladó sus operaciones a Menlo Park, Nueva Jersey, y construyó una instalación de investigación industrial independiente que incorporaba talleres de máquinas y laboratorios. Ese mismo año, una empresa lo animó a desarrollar un dispositivo de comunicación para competir con el teléfono de Alexander Graham Bell. Él nunca lo hizo. Sin embargo, en diciembre de 1877, desarrolló un método para la grabación de sonidos: el fonógrafo que, aunque no era comercialmente viable para ese momento, le trajo fama mundial.

La bombilla

Foto: Bombilla de Edison | vía Wikipedia.

Thomas Edison no inventó la primera bombilla, pues ya había habido invenciones de lámparas incandescentes anteriormente. Sin embargo, sí inventó un tipo de bombilla rentable y funcional que pudo masificarse rápidamente y que fue utilizada hasta épocas recientes. Se basó en la invención del inventor inglés Humphry Davy: una lámpara de arco eléctrico, realizada a principios de 1800.

Después de comprar la patente de Woodward y Evans y hacer mejoras en su diseño, Thomas obtuvo una patente para su propia bombilla mejorada en 1879. Comenzó a fabricarla y comercializarla para uso generalizado. En enero de 1880, se propuso desarrollar una empresa que produjera electricidad para alimentar e iluminar las ciudades, a la cual llamó Edison Illuminating Company; ésta se convertiría más tarde en la General Electric Corporation, cuando fue adquirida por el multimillonario J.P. Morgan.

Otras invenciones y negocios

En 1887, Thomas construyó un laboratorio de investigación industrial en West Orange, Nueva Jersey, que sirvió como el laboratorio primario de investigación para sus compañías de iluminación. Pasó la mayor parte de su tiempo allí, supervisando el desarrollo de tecnologías de iluminación y sistemas de energía. También perfeccionó el fonógrafo, desarrolló un proyector de cine conocido como quinetoscopio y creó las baterías alcalinas.

Foto: el quinetoscopio | vía Wikipedia.

Durante las próximas décadas, se convertiría en un importante hombre de negocios que además era famoso, aunque su laboratorio de West Orange era demasiado grande y complejo para que un solo hombre pudiera manejarlo. Sentía que trabajaba mejor en ambientes íntimos y no estructurados, con un puñado de asistentes, y siempre se expresaba con franqueza sobre su desdén por la academia y las operaciones corporativas.

Durante la década de 1890, construyó una planta de procesamiento de mineral de hierro magnético en el norte de Nueva Jersey que resultó ser un fracaso comercial. Más tarde, fue capaz de salvar el proceso con un mejor método para la producción de cemento. El 23 de abril de 1896, se convirtió en la primera persona en proyectar una película en América, realizando la primera proyección cinematográfica en el Koster & Bial’s Music Hall de Nueva York. En ese momento, comenzó una guerra de patentes con los hermanos Lumière, quienes habían inventado una máquina de proyección cinematográfica a partir de su quinetoscopio, ésta era conocida como el cinematógrafo.

Foto: Edison utilizando el dictáfono en 1907 | vía Wikipedia.

Esta guerra ha dado inicio a una serie de debates sobre quién es el verdadero precursor del cine en el mundo, si los Lumière o Edison; de hecho, en ese momento, fue tan feroz la competencia que Thomas utilizó toda su influencia para evitar que se proyectaran películas con cinematógrafo en Nueva York. Por esta razón, muchas productoras cinematográficas, como Universal y Paramount se trasladaron a Los Ángeles, California, y allí sentaron las bases de lo que sería la industria del cine moderna.

Thomas Edison y Henry Ford

A medida que la industria del automóvil comenzó a crecer, Thomas trabajó en el desarrollo de una batería de almacenamiento adecuada que podía alimentar un coche eléctrico. A pesar de que el motor a gasolina eventualmente prevaleció, Thomas diseñó una batería para el auto-arranque del Modelo T de su amigo y empresario Henry Ford, en 1912. El sistema fue utilizado ampliamente en la industria del automóvil por décadas.

Foto: Henry Ford, Thomas Edison y Harvey Samuel Firestone en 1929 | vía Wikipedia.

Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno de los Estados Unidos pidió a Edison que encabezara la Junta Consultiva Naval, que examinó las invenciones presentadas para uso militar. Edison trabajó en varios proyectos, incluyendo detectores submarinos y técnicas para la localización de armas. Sin embargo, debido a su indignación moral hacia la violencia armamentística, especificó que trabajaría solamente en las armas defensivas, habiendo dicho luego: “estoy orgulloso de nunca haber inventado armas para matar”.

A finales de los años veinte, Thomas Edison estaba en sus ochenta años. Él y su segunda esposa, Mina, pasaron parte de su tiempo en su retiro de invierno en Fort Myers, Florida, donde su amistad con el magnate del automóvil Henry Ford floreció.

Thomas Edison y Nikola Tesla

Foto: Nikola Tesla en 1885 | vía Wikipedia.

Edison se vio envuelto en una larga rivalidad con Nikola Tesla, un extranjero (serbio-croata) visionario de la ingeniería y con formación académica que trabajó en su compañía por un tiempo. Los dos rompieron su relación laboral en 1885 y se enfrentaron públicamente en el uso de la corriente directa, que Edison prefirió, frente a la corriente alterna, que Tesla defendió.

Tesla entonces entró en una sociedad con George Westinghouse, un competidor de Edison, dando como resultado una pelea importante en negocio sobre energía eléctrica. Pero Edison, que era muy inteligente y despiadado, trató de convencer a la gente de los peligros que suponía la corriente alterna a través de eventos públicos donde electrocutaba animales. Uno de los eventos más infames y difamatorios fue la electrocución de un elefante de circo llamado Topsy en Coney Island, Nueva York, en 1803. En respuesta, Tesla fotografió a celebridades amigas suyas tocando células de corriente alterna.

Tesla llegó a decir lo siguiente sobre Edison: “Si Edison tuviera que encontrar una aguja en un pajar, procedería de inmediato con la diligencia de una abeja a examinar cada pajilla hasta encontrar la aguja. Yo fui el apenado testigo de esos modos sabiendo que un poquito de teoría y cálculos le hubieran ahorrado el 90% de esa labor“.

Patentes y vida personal

Durante su vida, Edison recibió mil noventa y tres patentes en los Estados Unidos y presentó seiscientas adicionales que no le fueron concedidas. Ejecutó su primera patente para su registrador de votos, el 13 de octubre de 1868, en la edad de veintiún años. Su última patente fue para un aparato para sostener objetos durante el proceso de galvanoplastia.

Foto: Mina Edison en 1906 | vía Wikipedia.

En 1871, Thomas se casó con Mary Stilwell, una empleada suya que tenía dieciséis años. Durante su matrimonio, el cual duró trece años, tuvieron tres hijos, Marion, Thomas y William, este último siguió los pasos de su padre y se convirtió en inventor. En 1884, Mary murió a la edad de veintinueve años de un tumor cerebral, y en 1886, Thomas volvió a casarse, esta vez con Mina Miller, una chica diecinueve años menor que él.

Thomas murió de complicaciones con la diabetes el 18 de octubre de 1931, en su casa de West Orange, Nueva Jersey. Tenía ochenta y cuatro años. Muchas comunidades y corporaciones de todo el mundo apagaron sus luces para conmemorar su muerte.

La carrera de Edison fue una historia de éxito que lo convirtió en un héroe popular en América. Un egoísta desinhibido, era considerado un tirano por sus empleados y un desalmado por sus competidores, pero no se puede negar que Thomas Edison era un extraordinario hombre de negocios. Era el prototipo común de millonario de la época. Para cuando murió, fue uno de los más conocidos y respetados estadounidenses en el mundo. Había estado a la vanguardia de la primera revolución tecnológica de Estados Unidos y preparó el escenario para que el mundo moderno que hoy conocemos, floreciera.

Frases célebres de Thomas Alva Edison

  • “El genio es uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración”.
  • “La caridad es una virtud del corazón, no de las manos”.
  • “Lo que no se venda no quiero inventarlo”.
  • “Muéstrame un hombre satisfecho y te mostraré a un hombre fracasado”.
  • “Quien no se resuelve a cultivar el hábito de pensar, se pierde el mayor placer de la vida”.

Foto de cabecera: Thomas Edison en 1922 | vía Wikipedia.
Wikipedia | Biografías y vidas | Infobae | Telesur TV.

Category:
  Grandes magnates de la historia

Si te gustó, agradeceremos que lo compartas :)

Esta publicación fue compartida 0 vez
 000
Nelson Peralta
Acerca de

 Nelson Peralta

  (14 Artículos)