[Colección] Grandes Magnates de la Historia | Tentulogo

[Colección] Grandes Magnates de la Historia

Blog de Emprendedores

[Biografía] Coco Chanel, una mujer con pantalones

septiembre 7, 2017
Con su estilo característico, Coco Chanel creó diseños muy creativos y atemporales que siguen siendo populares hoy en día, los cuales han dado base a un imperio de la moda valorado en dos mil millones de dólares. Ella misma se convirtió en un icono del estilo, y en un personaje muy conocido y venerado por sus trajes sencillos pero sofisticados, combinados con grandes accesorios, tales como los hilos de perlas. En ese sentido, su frase más representativa fue: “El lujo debe ser cómodo, de lo contrario, no es lujo”. Primeros años La famosa diseñadora de modas, Coco Chanel, nació como Gabrielle Bonheur Chanel, el 19 de agosto de 1883, en Saumur, Francia. Sus primeros años, sin embargo, fueron cualquier cosa menos glamurosos. Después de la muerte de su madre, Gabrielle fue puesta en adopción por su padre, quien entonces trabajaba como vendedor ambulante. Fue criada, desde los doce años, en la abadía de Aubazine por monjas que le enseñaron a coser, la habilidad que daría lugar a la obra de su vida. Cuando cumplió dieciocho años, fue enviada a un internado religioso en Moulins. Estando allí, tuvo una breve carrera como cantante que llevó a cabo en algunos cabarets de esa ciudad y de la ciudad de Vichy, donde comenzó a ser conocida por primera vez como “Coco”. Algunos dicen que el nombre proviene de una de las canciones que solía cantar, pero la misma Chanel dijo para un artículo en The Atlantic que era un acrónimo de “cocotte”, un vocablo francés que significa “mantenerse mujer”. Sombreros, vestidos y perfumes Ya con veinte años de edad, Chanel se involucró sentimentalmente con Etienne Balsan, quien se ofreció a ayudarla a iniciar su negocio de sombreros en París. Ella lo dejó por uno de sus amigos más ricos, Arthur “Boy” Capel, quien luego murió prematuramente en un accidente de coche en 1919, lo que le supuso un durísimo golpe emocional. Ambos hombres fueron fundamentales para su empresa de modas. Abrió su primera tienda en la Rue Cambon de París, en 1910, donde comenzó con la venta de sombreros; más tarde, abrió tiendas en Deauville y Biarritz, y comenzó a hacer otro tipo de prendas. Su primer éxito en la moda parisina fueron los vestidos que confeccionó a partir de camisetas viejas para los días fríos. Hizo uno para ella y luego la gente comenzó a preguntarle en las calles de dónde lo había sacado, por lo que se ofreció a confeccionarlos para muchos clientes. “Mi fortuna se basa en aquella vieja camiseta que me puse en un frío día en Deauville”, le comentó al autor Paul Morand. En la década de 1920, Chanel llevó su próspero negocio a otro nivel, lanzando su primer perfume, Chanel Nº 5, el primero de sus productos en llevar su nombre y el cual perdura hasta hoy en día. Coco pensaba que, aunque no se viera, el perfume era inolvidable, era el último de todos los accesorios que la gente se colocaba y que, además de anunciar

[Biografía] Onassis, el millonario de los excesos

agosto 31, 2017
Pocos magnates han dado de que hablar en la historia, y eso es porque sólo se les conoce por ser ricos y por sus vidas escandalosas y extravagantes, como fue precisamente el caso de Aristóteles Onassis, el multimillonario griego de la industria naviera. La fortuna de Onassis, cuestionada por muchos al estar basada en su relación estrecha con los diferentes gobiernos que concedieron a sus empresas contratos millonarios para la construcción y el transporte de mercancías, fue la más grande del mundo en su momento, y a él le gustaba gastarla de forma indecorosa, literalmente en, como diría el vals de Johann Staruss, vino, mujeres y canto. Pero de igual manera eso no quita que fuera un hombre con un olfato privilegiado para los negocios, y eso es lo que realmente debería importar. Así que conozcámoslo un poco más: Primeros años Onassis nació en Karatass, un suburbio de la ciudad portuaria de Esmirna (hoy Izmir, Turquía). Sus padres eran Sócrates y Penélope Dologu. Onassis tenía una sola hermana, Artemisa, y dos medias hermanas, Kalliroi y Merope, del segundo matrimonio de su padre tras la muerte de su madre. Sócrates se convirtió en un empresario de éxito y envío a sus hijos a escuelas prestigiosas. Cuando Aristóteles Onassis se graduó de la escuela local a la edad de 16, ya hablaba cuatro idiomas: griego (su lengua materna), turcos, español e inglés. Esmirna fue brevemente administrada por Grecia (desde 1919 hasta 1922) a raíz de la victoria aliada en la Primera Guerra Mundial, pero luego fue retomada por Turquía durante la Guerra Greco-Turca (1919 – 1922). Los patrimonios inmobiliarios de la familia Onassis se perdieron en la guerra, haciendo que estos se convirtieran en refugiados que huyeron a Grecia tras el gran incendio de Esmirna en 1922. En este período, Aristóteles perdió tres tíos, una tía, el marido de su tía, Chrysostomos Konialidis, y a una prima, quienes se quemaron en una iglesia en Tiatira junto con otros quinientos cristianos que buscaban refugio del gran incendio. Buenos Aires, Nueva York y Monaco En 1923, a la edad de diecisiete años, Aristóteles Onassis fue a Buenos Aires, Argentina, con el pasaporte Nansen, y consiguió su primer trabajo como telefonista en la British United River Plate Telephone Company. Entró en los negocios por sí mismo e hizo una fortuna importando tabaco. Finalmente, se trasladó a Nueva York, donde empezó sus negocios de envío de mercancías. Constituyó una flota de cargueros y buques cisterna que finalmente superó las setenta unidades. Tenía banderas panameñas y navegó libre de impuestos, al ser Panamá un paraíso fiscal. Debido a esto, Onassis pudo obtener el beneficio total de cada transacción y ofrecía los precios más bajos de toda la marina mercante de entonces. Hizo muy buenas ganancias cuando las grandes compañías petroleras como ExxonMobil, Socony y Texaco firmaron contratos a largo plazo y a precios fijos con él por el uso de su flota, y es que éstas tenían problemas para manejar sus propias flotas que operaban con banderas

[Biografía] Mellon, el hombre que sacó a Estados Unidos de la era rural

agosto 24, 2017
Andrew William Mellon era un banquero americano, hombre de negocios, empresario, filántropo, coleccionista de arte, embajador de Estados Unidos en el Reino Unido y Secretario del Tesoro de los Estados Unidos desde el 4 marzo de 1921 hasta el 12 de febrero de 1932, el cual llegó a tener una de las fortunas personales más altas de la historia. Nació en Pittsburgh el 24 de marzo de 1855. Su nombre aparece en el Censo de 1860 como William A. Mellon. Su padre fue Thomas Mellon, un banquero, juez e inmigrante escocés-irlandés del condado de Tyrone, Irlanda; y su madre era Sarah Jane Negley Mellon. Tenía tres hermanos mayores, Thomas A., James R. y Samuel, y un hermano menor llamado Richard B. Fue educado en la Universidad Occidental de Pensilvania (ahora Universidad de Pittsburgh) pero se retiró antes de graduarse. Sin especialidades, simplemente un hombre de negocios Demostró capacidad financiera a temprana edad. Se unió a la firma bancaria de su padre, T. Mellon & Sons, en 1880, y dos años más tarde se le transfirió una parte de la propiedad. En 1889, ayudó a organizar la Union Trust Company y la Caja de Ahorros de Pittsburgh. También incursionó en actividades industriales como el petróleo, el acero, la construcción naval y la construcción de infraestructuras. Respaldó financieramente a empresas gigantes en el ámbito del aluminio, los abrasivos industriales y el coque. Financió a Charles Martin Hall, cuya refinería creció en la Aluminum Company of America (Alcoa). Se convirtió en el socio de Edward Goodrich Acheson en la fabricación de carburo de silicio y creó toda una gran industria con su ayuda a Heinrich Koppers, inventor de los hornos de coque que transformaron los residuos industriales en productos utilizables como el gas de hulla, el alquitrán de hulla y el azufre. También se convirtió en uno de los primeros inversores en la New York Shipbuilding Corporation. Mellon era una de las personas más ricas de los Estados Unidos y el tercer mayor contribuyente de impuestos a mediados de la década de 1920, detrás de John D. Rockefeller y Henry Ford. Mientras se desempeñó como Secretario del Departamento del Tesoro, desde 1929 a 1930, su riqueza alcanzó los cuatrocientos millones de dólares, que equivaldría en la actualidad a más del doble de la fortuna de Bill Gates. Las políticas de un empresario Entró en el Departamento del Tesoro con el objetivo de reducir la enorme deuda federal después de la Primera Guerra Mundial. Para ello, necesitaba aumentar los ingresos y disminuir el gasto federal. Creía que si las tasas de impuestos eran demasiado altas, entonces las personas evadirían más, creía que mediante la reducción de los impuestos se podrían aumentar los ingresos, algo que llamó “Tributación Científica”. Observó que a medida que las tasas aumentaron durante la primera parte del siglo XX, los inversores se movieron para evitar las más altas eligiendo, por ejemplo, bonos municipales libres de impuestos. Su teoría era que mediante la reducción de las tasas impositivas en todos los

[Biografía] Henry Ford: un visionario muy inspirador

agosto 17, 2017
Henry Ford no inventó el automóvil. Ni siquiera inventó la cadena de montaje. Pero más que cualquier otro individuo, fue el encargado de transformar el automóvil de una invención de utilidad exótica a uno de los hitos de la historia humana. Los innovadores cambian las cosas, toman nuevas ideas, a veces propias, a veces de otras personas, y las desarrollan y promueven hasta que se convierten en una parte fundamental de la vida cotidiana. La innovación requiere confianza en sí misma, el gusto por correr riesgos, la capacidad de liderazgo y una visión de lo que el futuro debe ser. Henry Ford tenía todas estas características. Lectura relacionada: Ford, marca pionera de toda una industria. En este artículo te hablamos más en detalle sobre la marca Ford. Primeros años de Henry Ford Nació en la granja de su padre en Dearborn, Michigan, el 30 de julio de 1863. En su juventud, demostró algunas de las características que lo harían exitoso, poderoso y famoso. Organizó a otros chicos para construir ruedas de agua rudimentarias y máquinas de vapor. Aprendió sobre las máquinas de vapor de tamaño completo al convertirse en amigo de los hombres que las dirigían en las fábricas. Aprendió a arreglar relojes y conoció con esto los rudimentos del diseño de la máquina. De este modo, el joven Ford demostró un talento sin igual para la mecánica, el liderazgo, y una preferencia hacia el aprendizaje a través del ensayo y error. Pudo seguir los pasos de su padre y convertirse en un agricultor, pero estaba fascinado por las máquinas y tomó riesgos para perseguir esa fascinación. En 1879 dejó la granja para convertirse en un aprendiz de la compañía de coches de Michigan, que fabricaba los vagones para ferrocarriles. Durante los próximos dos años ocupó varios puestos de trabajo similares, a veces se movía cuando pensaba que podría aprender más en otro lugar. Regresó a su casa en 1882, con una preferencia a trabajar por su cuenta y no para alguien más. En 1888 se casó con Clara Bryant y en 1891 se trasladó a Detroit, donde tomó un trabajo como ingeniero nocturno en la Edison Electric Illuminating Company. Ford no sabía mucho acerca de electricidad, pero vio el trabajo como una oportunidad para aprender. Era un buen alumno, y para 1896 se había convertido en ingeniero jefe de la compañía. Pero seguía con sus otros intereses. La primera gran empresa automovilística Con la ayuda de un equipo de amigos, hizo experimentos automotrices que culminaron en 1896 con la realización de su primer vehículo autopropulsado, el “Cuadriciclo”. Tenía cuatro ruedas de alambre que parecían de bicicleta, se conducía con un timón de barco y sólo usaba dos ruedas para el retroceso. Un segundo coche llegó en 1898 y Henry convenció a un grupo de empresarios para que lo apoyara en el emprendimiento más importante de su vida, una compañía para fabricarlo y venderlo. Pero él sabía poco sobre gestión empresarial, y eso lo llevó al fracaso de sus primeras

[Biografía] Los Rothschild: dinero, poder y misterio

agosto 10, 2017
Quizás sea la palabra “misterio” la primera que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en los Rothschild, pero ¿qué tan cierto es lo que se dice de ellos? ¿Realmente han controlado al mundo desde los años 1800? En este artículo te mostramos los hechos que han envuelto a una de las familias más enigmáticas de la historia. En el Siglo XIX, los cinco hijos de Mayer Amschel Rothschild salieron de la casa familiar en Frankfurt a los principales centros financieros de Europa: Londres, París, Frankfurt, Nápoles y Viena, para establecer sus grandes casas bancarias. Los hermanos permanecían estrechamente conectados con su padre y juntos trabajaron como una asociación llamada NM Rothschild & Sons, se unieron por contrato, objetivos y principios. Crearon la red de mensajería más rápida y segura en Europa a través de la cual intercambiaron información sobre el mercado, y pronto se posicionaron como el grupo bancario mejor informado y más eficaz a nivel internacional en el mundo. Orígenes Pero la historia comienza con Mayer Amschel Rothschild, “El Fundador”, en el siglo XVIII. En la década de 1760, el joven Mayer Amschel estableció su negocio de intercambio de monedas y billetes en Frankfurt, de donde era oriundo. En 1769 se convirtió en Agente de Corte de Guillermo de Hanau y, en 1784, se trasladó a la Casa del Escudo Verde con su esposa, Gutle, y los niños. Allí sus cinco hijos aprendieron las habilidades que les permitieron establecer el negocio de la banca Rothschild en toda Europa. En 1798, a la edad de veintiún años, Nathan Mayer Rothschild se fue de casa para establecerse en Inglaterra, en un primer momento en Manchester, donde fue comerciante textil con una reputación de venta agresiva y con mercancías a precios competitivos. En 1809 trasladó su base hasta la ciudad de Londres, tomó locales en el suburbio New Court, y en ellos desarrolló una modesta actividad bancaria, negociación de letras de cambio y préstamos hacia el extranjero. Su mejor negocio llegó en 1814, cuando él y sus hermanos fueron comisionados por el gobierno británico para recaudar los fondos necesarios para Gran Bretaña y sus aliados para derrotar al emperador Napoleón. Este hecho documentado ha servido para aguantar la teoría conspirativa que especula que los Rothschild han financiado guerras a conveniencia a lo largo de los años para salvaguardar intereses económicos (esto no está comprobado). El negocio cada vez más exitoso de Nathan como banquero de Londres proporcionó un modelo para sus hermanos de vuelta en Frankfurt. En 1812, James, el más joven, estableció una casa bancaria en París. Salomon se estableció en Viena, en 1820, donde la familia ya estaba activa en las finanzas imperiales. Y por último, con el fortalecimiento de los intereses imperiales de Austria en Italia, Carl estableció negocios financieros en Nápoles, dejando a Amschel, el mayor de los cinco hijos de Mayer Amschel, dirigiendo el Banco de Frankfurt. Con estas raíces, el negocio de la banca Rothschild se extendió rápidamente por toda Europa. Cuando Nathan murió en

[Biografía] J.P. Morgan: iluminando el futuro de América y el mundo

agosto 3, 2017
Cuando John Pierpont, o J.P., era un niño, Junius, su multimillonario padre, le dio a cargar un millón de dólares en efectivo para que supiese lo que se sentía y luego se los quitó diciéndole que aprendiera a ganárselos. Quizás sea una de las lecciones de vida más importantes en cuanto esfuerzo se trata, y si fue real, ahora sabemos por qué J.P. Morgan llegó a ser uno de los hombres más adinerados del mundo. Primeros años J.P. Morgan escapó del servicio militar durante la Guerra Civil pagando trescientos dólares a un sustituto que fuera a luchar por él, aunque no desaprovechó el conflicto. Hizo negocios con fusiles; compró cinco mil a tres dólares con cinco centavos cada uno y los vendió luego a veinte dólares. La mayoría de estos fusiles eran de cuestionable calidad y, más adelante, una comisión del Congreso se dio cuenta, pero el juez federal asignado para el caso sostuvo un acuerdo con Morgan y éste fue exonerado de todo cargo. Dominado por su padre toda su juventud y prácticamente toda su adultez, J.P. decidió ignorar por primera vez esas lecciones de negocios cuando cumplió los cuarenta años, porque quiso que lo recordaran como un industrialista, así como Rockefeller en el petróleo, y Carnegie en el acero. Al igual que el fuego y la rueda, la luz eléctrica revolucionaría a la humanidad y Morgan lo creía, sobre todo porque podía hacerlo muy rico y, lo más importante, más rico que sus rivales. Contrató a Thomas Alva Edison, un chico de telégrafos que se volvió famoso por inventar la bombilla, para instalar electricidad en su mansión de la Quinta Avenida de Manhattan. La casa de Morgan, donde se instaló un pequeño generador de corriente continua que alimentó cuatrocientas bombillas, se convirtió en la primera casa del mundo en ser iluminada por electricidad. Aunque el padre de J.P. creía que sería una moda pasajera, la luz eléctrica se convirtió en una necesidad para la élite de entonces. En contra del consejo de su padre, J.P. invirtió todo su dinero en la compañía de Edison (Edison General Electric Company), la cual construyó la primera central eléctrica del mundo que iluminó a la mitad de Manhattan. Cada hogar y negocio iluminado eléctricamente era un cliente perdido para Rockefeller, quien suministraba queroseno para lámparas de aceite, de modo que éste último comenzó una campaña de terror contra la electricidad, usando historias de grandes incendios producidos por explosiones de bombillas. Un aprendiz de Thomas Edison, Nikola Tesla, de origen serbio, creó por su parte la corriente alterna, pero Edison creía que su alto voltaje era más peligroso con respecto al de la corriente continua. Al ver que Edison no le prestaba atención, Tesla decidió renunciar a Edison General Electric Company y buscar un inversionista propio, que terminó siendo el empresario e ingeniero George Westinghouse, con quien fundó Westinghouse. Para refutar que la corriente alterna fuera peligrosa, Tesla organizó espectáculos escenográficos en los que hacía que la electricidad pasara a través de su

[Biografía] Cornelius Vanderbilt, el hombre que conectó EE.UU.

julio 27, 2017
El siglo XIX americano estuvo marcado por una época sin ley, cuando la civilización avanzaba de este a oeste, conquistando pueblos y territorios indígenas e interconectándolos entre sí. El responsable de estas conexiones es Cornelius Vanderbilt, empresario de la era victoriana que hizo su vasta fortuna uniendo las diferentes capitales y pueblos de Estados Unidos con vías ferroviarias, hecho por el que ahora es considerado el primero de los titanes de la industria pesada estadounidense. Primeros años Cornelius Vanderbilt nació el 27 de mayo de 1794, en Staten Island, Nueva York. Aunque destinado a ser uno de los primeros magnates de América, Vanderbilt creció pobre y con un padre analfabeto, Cornelius Vanderbilt Sr., quien trabajaba duro como marinero. Tuvo desde pequeño una personalidad competitiva y ruda que marcó parte de su éxito en los negocios. Tras la muerte de uno de sus ocho hermanos a los once años, dejó la escuela para trabajar junto con su padre. Sus primeros días en un barco crearon su interés en el mar, el cual persiguió mediante el estudio de todos los aspectos del negocio del transporte náutico. Vanderbilt fue muy astuto durante la guerra anglo-estadounidense de 1812 al conseguir un contrato militar Cuando tenía dieciséis años, Vanderbilt ya había obtenido cien dólares a través de un préstamo (aunque otras fuentes dicen que lo ahorró de su salario) y usó el dinero para comprar su propio barco de vela, uno pequeño. Comenzó una empresa de transbordadores de pasajeros en el puerto de Nueva York con dicho barco y, a continuación, la compañía evolucionó poco a poco al transporte de mercancías secas entre Staten Island y Manhattan cuando su flota fue aumentando. Conocido como un marinero experto que socavaría rutinariamente a su competencia, Vanderbilt hizo que su negocio creciera estrepitosamente. Fue muy astuto durante la guerra anglo-estadounidense de 1812 al conseguir un contrato militar para proporcionar suministros a fuertes en las orillas del río Hudson. Los desafíos del negocio El auge de los viajes en barco de vapor de pronto se convirtió en una amenaza para el joven empresario, cuyos barcos de vela no podrían proporcionar el mismo nivel de fiabilidad y las tarifas baratas que los clientes comenzaron a exigir. Pero no estaba dispuesto a ver el declive de su negocio tan fácilmente, así que vendió todos sus barcos de vela en 1817 y consiguió un trabajo de operario en el barco de vapor del empresario Thomas Gibbons, donde transportó a pasajeros desde Nueva Jersey a Manhattan, y aprendió lo necesario para, ya a mediados de la década de los treinta del siglo XIX, entrar en el negocio de los vapores por sí mismo. Una vez más, los clientes que lo conocían de antes acudieron a su servicio. Además, la innata capacidad de Vanderbilt para robar clientes de otras empresas fue tan temida que sus competidores le llegaron a ofrecer muchísimo dinero para que abandonara el comercio en el río Hudson. A mediados de los cuarenta, Vanderbilt estaba operando una flota de más de

[Biografía] Andrew Carnegie: construyendo una nación con puño de acero

julio 20, 2017
De Andrew Carnegie conocemos su obsesión por el dinero que lo llevó a ser uno de los hombres más ricos de la historia. ¿Pero qué cosas no sabemos de él?

[Biografía] John D. Rockefeller: el hombre que regaló la fortuna más grande de la historia

julio 13, 2017
John D. Rockefeller es una figura histórica muy controvertida, y en este post intentamos aclarar muchísimas dudas e ideas preconcebidas que existen sobre ella. Pero primero, algo de historia… John D. Rockefeller es recordado como uno de los capitalistas más importantes de la historia americana. Fue a la vez el hombre de negocios más admirado y al mismo tiempo el más odiado en Estados Unidos. Considerado uno de los grandes “Robber Barons” (o industrialistas), ha cambiado de connotaciones muy negativas a comienzos de este siglo a connotaciones mixtas para finales del mismo. La historia de John D. Rockefeller es la historia de la industria petrolera estadounidense. El petróleo paso a ser de un producto no industrializado, a la principal industria económica mundial en manos de este magnate. John D. Rockefeller no sólo creó la Standard Oil, que fue el más grande imperio de negocios en la Tierra a principios del siglo XX, sino que formó el más extenso imperio de filantropía, creando la Universidad de Chicago, el Spelman College, la Universidad Rockefeller, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, The Cloisters, y la Fundación Rockefeller. Su relato muestra a uno de los personajes de negocios más despiadados e implacables de todos los tiempos que luego se convirtió en una de las mentes filantrópicas, caritativas y con mayor visión de futuro que el mundo haya visto jamás. Primeros años Nacido en Richford, Nueva York, el 8 de julio de 1839. Se trasladó con su familia a Cleveland, Ohio, a la edad de catorce años. Sin miedo al trabajo duro, tuvo su primer trabajo en la empresa Hewitt & Tuttle, a los 16 años, como contador asistente. A los veinte años, Rockefeller, que había prosperado bastante en su trabajo, se aventuró por cuenta propia a la comercialización de heno, carne, grano y otros bienes. Al cierre del primer año, su compañía ya había recaudado cuatrocientos cincuenta mil dólares. Estos hechos nos demuestran que desde joven, John tuvo predisposición al enriquecimiento; algo muy común dentro de la religión protestante, concretamente la iglesia bautista. Rockefeller fundó la Standard Oil Company en el 1870 Rockefeller fue un hombre cuidadoso y estudioso que se abstuvo de tomar riesgos innecesarios. Percibió su primera oportunidad en el negocio del petróleo a principios de 1860, cuando pasaba por una mala racha financiera. Con la producción de crudo aumentando gradualmente en el oeste de Pennsylvania, decidió gastarse el total de sus ahorros y establecer una refinería cerca de Cleveland, a poca distancia de Pittsburgh, en 1863. Dos años después ésta se convirtió en la más grande de la zona y no pasaron muchos otros éxitos empresariales para que Rockefeller, de apenas veintiséis años de edad, se diera cuenta de que el negocio del petróleo era lo suyo. Standard Oil En 1870, fundó junto a sus colaboradores la “Standard Oil Company”, que prosperó de inmediato gracias a las condiciones económicas/industriales favorables y gracias al ingenio de Rockefeller para agilizar las operaciones de la empresa. El nombre de la compañía, que en español significa

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.