¿Qué tipo de líder positivo eres para tu equipo de trabajo? | Tentulogo

¿Qué tipo de líder positivo eres para tu equipo de trabajo?

Valentina López RojasBy Valentina López Rojas 2 semanas ago
Portada  /  Consejos para emprendedores  /  ¿Qué tipo de líder positivo eres para tu equipo de trabajo?
En un ambiente laboral, los resultados de la empresa van a depender en gran medida de la actitud que ejerce el líder sobre el equipo de trabajo. ¿Ya sabes si estás siendo uno positivo?

Es cierto que una mala persona puede ser un buen líder, pero también es real que una buena persona puede llegar a ser un pésimo líder. Es tu empresa y comprendemos por qué eres tan delicado con todo lo que tenga que ver con la misma, quieres que todo salga a la perfección, así que es común que a veces existan conductas que al promedio puedan parecerle un poco tiránicas, pero está en nosotros como líderes lograr el balance perfecto entre la exigencia y lo que es justo.

A veces ocurre el error de que todo se realice y se ajuste a las necesidades que tiene el líder de una organización, cuando en realidad es él quien debe adaptarse a las necesidades de la empresa, es decir la realidad.

Un buen líder es figura de ejemplo y no un dictador, reconoce lo mejor de cada miembro de su equipo y lo lleva al máximo en busca del beneficio colectivo y empresarial.

Dependiendo de la actitud que tomes ante cualquier circunstancia negativa que pueda ocurrir dependerá si el desenlace de la misma será favorable o no

Dependiendo de la actitud que tomes ante cualquier circunstancia negativa que pueda ocurrir dependerá si el desenlace de la misma será favorable o no, es por ello que siempre recomendamos mantener una actitud positiva, más no ilusa, en todo momento, esta actitud será transmitida a tu equipo y juntos podrán seguir adelante y obtener experiencias colectivas de gran valor.

En Tentulogo estamos seguros de que eres un líder positivo es por ello que hemos decidido realizar este post para que reconozcas exactamente qué tipo de líder eres, para que de esta manera refuerces tus cualidades o adoptes otras que te interese implementar.

Líder carismático

Foto Vía pexels.com

Es amable y con sentido del humor, hace que todos se sientan en confianza de poder hacer una broma de vez en cuando e incentiva a la comunicación de todos los integrantes del equipo de trabajo. Que sea carismático no quiere decir que carezca de seriedad, más bien es un punto sumamente positivo pues incentiva a los trabajadores a perseguir las metas con una buena actitud.

El aspecto negativo de este tipo de líder es que aquellos que no diferencian amistad de trabajo, pueden llegar a verlo como una figura sumamente amistosa, que les perdonará constantemente sus errores, por lo que pueden relajarse en sus responsabilidades laborales en exceso. Es en este punto donde como líder debes dejar claro que sí, puedes ser muy agradable y risueño, pero sigues esperando y exigiendo que den lo mejor de sí mismos por su futuro y el de la empresa.

Líder demócrata

Foto Vía pexels.com

Este tipo de líder toma en cuenta la opinión de todos los trabajadores antes de llegar a una decisión definitiva, por lo que se sienten totalmente involucrados y con una voz. Un líder democrático suele permitir que sus trabajadores seleccionen las tareas que desean desempeñar, por lo que, generalmente, los empleados terminan trabajando en cosas que de verdad le apasionan, incrementado su motivación. Podría decirse que este es el liderazgo “soñado” por muchos empleados, ya que desean tener presente quién es el jefe pero sin que esto signifique que no tienen voz o poder de elección en la empresa.

Este tipo de líder debe cuidarse de que el libre albedrío se apodere de la empresa y que los empleados comiencen a pensar que tienen más poder del que realmente poseen. Para ello, sugerimos establecer límites y lineamientos que todos deben respetar y seguir.

Líder confiado

Foto Vía pexels.com

Un líder confiado dicta las normas al inicio y luego confía en que cada trabajador hará lo que él le indico, sin llevar ninguna especie de seguimiento y permitiéndoles  tomar decisiones por cuenta propia sin consultarle previamente a él. Si se ha formado un equipo de trabajo ideal y confiable, los resultados serán muy buenos sin duda alguna, e incluso serán mejores que el promedio, pues ellos se verán motivados al saber que confían en su labor y capacidades, así que sentirán una responsabilidad significativa sobre sus hombros y velarán por la excelencia de su trabajo.

Ahora, bien, todos sabemos que la confianza es algo bonito en lo que creer, pero esto tampoco significa que tenemos que cerrar los ojos y lanzarnos al vacío. El aspecto negativo que puede enfrentar este líder es que las personas incorrectas o aquellos, generalmente nuevos en la empresa, que no están comprometidos, pueden abusar de esta confianza y hacer todo mal o simplemente no hacer nada. Para evitar esto recomendamos mantener un sistema de reportes que mantendrán la sensación de confianza pero te ayudará a saber si el trabajo está siendo realizado correctamente.

También es importante ir dando feedback y valoración del trabajo de cada uno, ya que si un trabajador pasa mucho tiempo sin recibir apreciación por su trabajo o siente que lo que hace pasa desapercibido, su nivel decaerá paulatinamente.

Líder que visualiza el futuro de los trabajadores

Foto Vía pexels.com

Este es un líder que ve más allá de las necesidades de él mismo y procura tener presente el bienestar de su equipo con cada decisión que toma. Habla con sus empleados, organiza charlas motivacionales y está muy al pendiente de qué les gusta y qué les molesta para poder crear un entorno ideal para todos. Es una manera muy bonita de liderar una organización, pero si se lleva al extremo, puede existir la posibilidad de que se deje de tomar en cuenta lo que la empresa necesita por priorizar lo que es mejor para los trabajadores y sin empresa, no habrá trabajadores por los que velar.

Líder que visualiza el futuro de la empresa

Foto Vía pexels.com

Esto es positivo porque trabajan día y noche en función de que se realicen todos los proyectos y que se obtengan los mejores resultados por el renombre y bien de la empresa como organización. Pero, lo negativo de este tipo de líder es que a veces está tan concentrado en alcanzar las metas generales que descuida a los trabajadores y sus necesidades individuales, dejando un poco de lado su humanidad y consideración. Es un liderazgo que si no se gestiona apropiadamente, puede resultar siendo desconsiderado.

Líder visionario y gestor

Foto Vía pexels.com

Es inspirador, tiene una visión real y tangible de lo que puede alcanzar la empresa

Podría decirse que es el ideal, el que cualquier empresa desea tener. Es una persona muy proactiva, que sabe responder ante cualquier adversidad que pueda presentar la organización y que a su vez delega responsabilidades de manera sabia a los integrantes del equipo de trabajo. Es inspirador, tiene una visión real y tangible de lo que puede alcanzar la empresa, por lo que inspira a los miembros a trabajar en conjunto para alcanzar uno a uno los objetivos que se van marcando.

Todos estos liderazgos pueden ser distintos pero tienen un punto en común: buscan el bienestar y la excelencia.

Una empresa puede contar con varios tipos de líderes, para generar la combinación perfecta y que uno motive al otro en los momentos necesarios. O puedes trabajar lo suficiente en ti mismo y convertirte en lo mejor de cada líder, esto queda en tus manos.

Y tú, ¿crees ser un líder verdaderamente positivo?
Referencias:
Imagen destacada vía pexels.com
Categories:
  Consejos para emprendedores, Curiosidades, Mentalidad, Inspiración y Motivación

Si te gustó, agradeceremos que lo compartas :)

Esta publicación fue compartida 0 vez
 000
Valentina López Rojas
Acerca de

 Valentina López Rojas

  (7 Artículos)

Apasionada por lo que hago. Creyente de que las oportunidades se encuentran debajo de cualquier roca.