[Biografía] Amancio Ortega, un imperio construido desde el trabajo y la visión

[Biografía] Amancio Ortega, un imperio construido desde el trabajo y la visión

Nelson PeraltaBy Nelson Peralta 2 años ago
Home  /  [Colección] Grandes Magnates de la Historia  /  [Biografía] Amancio Ortega, un imperio construido desde el trabajo y la visión
Amancio Ortega Gaona es uno de los hombres más ricos del mundo, que pareciera ocultarse del mundo en un rincón de la provincia de Galicia, en el noroeste de la costa azotada por el viento de España. El fundador del Grupo Inditex ha pasado años apartado de la vista pública, viviendo y trabajando en el centro de La Coruña, donde está la sede principal de Zara, y huyendo del garbo y el espectáculo.

Ortega rechaza todas las solicitudes de entrevistas porque es muy reservado, y no existe fotografía de él publicada antes de 1999. Hace cuarenta años sustituyó el modelo de negocio tradicional de la industria minorista basándose en la velocidad, algo nunca antes visto y, décadas más tarde, Zara se convertiría en el minorista más importante del mundo.

Ortega construyó su imperio con dos reglas básicas: Dar a los clientes lo que quieren y más rápido que nadie

Ortega construyó su imperio con dos reglas básicas: Dar a los clientes lo que quieren y más rápido que nadie. Estos principios han hecho de la compañía (y de Ortega) un icono del suministro y la producción. “Muy pocas empresas pueden desafiar a Inditex en este momento. La compañía está en una carrera consigo misma en lugar de contra cualquier otro”, opina Christodoulos Chaviaras, analista minorista de Barclays Capital (Londres).

Una nueva tienda Zara abre todos los días en algún lugar del mundo

Durante 2008, España sufrió una de las peores crisis en su historia, con un 24%  de desempleo y una deuda pública agobiante, pero dentro de Inditex, gracias a su modelo de negocio eficiente, la crisis no se sintió tanto. “Viven en un mundo distinto”, dijo Modesto Lomba, presidente de la Asociación Española de Diseñadores de Moda. En diciembre de 2012, el consejero delegado de Inditex, Pablo Isla, anunció que los ingresos aumentaron un 17% en los años de la crisis y, hasta ahora, no ha dado signos de desaceleración.

La empresa produjo 835 mil prendas en 2011. Además, se calcula que, en promedio, una nueva tienda Zara abre todos los días en algún lugar del mundo. Para 2013, había 46 tiendas de Zara en los EE.UU., trescientas 47 en China, y casi 2.000 en España.

Ortega controla más del 50% de las acciones de la compañía, y en julio de 2012, destronó a Warren Buffett del puesto del tercer hombre más rico del mundo. Para 2017, el solitario y enigmático español, contaba con un valor personal de 69.000 millones de dólares.

Años anteriores y el nacimiento de Zara

Siendo el más joven de cuatro hermanos, Amancio nació en Busdongo de Arbas, una aldea de 60 personas en el norte de España, en 1936. Su padre trabajaba en el ferrocarril y su madre como empleada doméstica. Siendo Amancio un recién nacido, la familia se trasladó a La Coruña, a una casa adosada que lindaba con las vías del tren.

Foto: Panorámica de La Coruña | vía Wikipedia.

Cuanta el propio Amancio: «Una tarde al salir de la escuela fui con mi madre a una tienda a comprar comida. Yo era el pequeño de mis hermanos y a ella le gustaba venir a recogerme para llevarme a casa, y muchas veces la acompañaba dando un paseo mientras hacía sus recados. La tienda en la que entramos era uno de aquellos ultramarinos de la época, con un mostrador alto, tan alto, que yo no veía a quien hablaba con mi madre, pero le escuché algo que, pese al tiempo transcurrido, jamás he olvidado: “Señora Josefa, lo siento mucho, pero ya no le puedo fiar más dinero”. Aquello me dejó destrozado. Yo tenía apenas doce años (…) Esto no le volverá a pasar a mi madre nunca más. Lo vi muy claro: a partir de ese día me iba a poner a trabajar para ganar dinero y ayudar a mi casa. Abandoné los estudios, dejé los libros y me coloqué de dependiente en una camisería». (Fragmento del libro “Así es Amancio Ortega, el hombre que creó Zara”).

Foto: José Martínez, mostrando una camisa de su tienda Gala | por Marcos Míguez | vía La Voz de Galicia.

Su primer trabajo fue en Gala, una fábrica de camisas donde conoció a su amigo, y ahora propietario de la misma, José Martínez. A los 16, llegó a la conclusión de que podría hacer mucho dinero dando a los clientes exactamente lo que querían de forma muy inmediata (en cuanto a ropa se refiere). Para eso debía averiguar lo que la gente buscaba más y luego hacerlo en un lapso corto de tiempo para ofrecerlo, máximo dos días (algo que llamó “La regla de las cuarenta y ocho horas”).

Tenía el ambiente ideal: Galicia. Con pocas oportunidades de trabajo, miles de hombres se iban al mar, dejando a sus mujeres solas en casa y dispuestas a trabajar en cualquier cosa para ganar un poco de dinero. Ortega comenzó a organizar a miles de mujeres en cooperativas de costura, y supervisó una producción próspera de batas acolchadas para su primera empresa, GOA.

Foto: así luce actualmente la primera tienda Zara

Con suficiente dinero en efectivo, abrió su primera tienda en La Coruña (1975), a la cual llamó “Zara”, porque su nombre preferido, “Zorba”, ya había sido tomado por otro. Desde entonces, le tomó diez años fundar Inditex. Su primera tienda internacional fue en Portugal, donde la fuerza de trabajo era más barata que en España, y luego, a finales de los ochentas, le siguieron Nueva York y París.

Inditex, el imperio de los minoristas

Mientras Zara proliferó en toda Europa durante los noventas, gran parte de la producción se mantuvo en casa. La fábrica principal de Inditex aún se encuentra en La Coruña y es un sitio fantástico, decorado al estilo minimalista, justo como las tiendas Zara, y donde el ritmo de trabajo es tan vertiginoso que resulta sorprendente.

Diseñadores crean de uno a tres artículos por día, y los patronistas los cortan y modelan al instante, de una pieza por vez. Junto a ellos hay especialistas, cada uno con experiencia regional, que diseccionan gustos y hábitos de los clientes (inspirados en lo que ven en las calles, bares y restaurantes) y determinan si las piezas cumplen con las condiciones necesarias para ir a la producción en masa y de allí a las tiendas.

Foto: Fachada de la fábrica de Inditex en La Coruña | vía Emprendemia.

En un extremo de la pista de diseño, un pequeño equipo gestiona www.zara.com. Allí, los monitores de pantalla plana están vinculados por webcam con las oficinas en Shanghai, Tokio y Nueva York, para retroalimentarse entre sí, hacer un seguimiento de los blogs y escuchar a los clientes. Captar nuevas ideas para la confección. Para Zara, lo que es genial hoy, en dos semanas puede ser obsoleto.

El edificio de logística es donde se organizan todas las operaciones laborales y de distribución. Ofrece pedidos personalizados para todas las tiendas de Zara en el planeta Tierra y tiene un plazo perentorio de 24 horas para entregar a Europa, Oriente Medio y gran parte de los EE.UU., y 48 horas para Asia y América Latina. Todo eso se basa en un modelo de negocio en el que se cambia al menos un 40% de la mercancía todas las semanas, incitando así al consumo inmediato y más frecuente: “Si le gusta, cómprelo ya, porque quizás mañana no esté”.

Foto: Foto: Tienda Zara en Portugal | vía Commons.Wikimedia.

De acuerdo con quienes lo conocen, Amancio no es un hombre de lujos y no es egocéntrico

A pesar de que entregó oficialmente las riendas de Inditex a Pablo Isla en julio de 2011, Ortega sigue siendo la musa de inspiración para la compañía. Nunca ha tenido una oficina. Maneja su empresa desde un escritorio al final del espacio de trabajo abierto de Zara Woman, en la fábrica de La Coruña. El tercer hombre más rico del mundo camina por allí, comentando las cosas que se están haciendo, y los empleados le preguntan: “¿Qué piensa usted de esto?”, sin necesidad de pasar por una maraña de burocracia corporativa con anterioridad.

Foto: Tienda Oysho en Suecia | vía Wikipedia.

Se dice que esta forma de manejo de su consorcio deviene de la propia personalidad de Ortega, un hombre que ha venido de abajo, cuyo ego no ha crecido como su fortuna personal. Vive en una casa de cinco pisos frente al mar, en una concurrida calle de La Coruña. Toma el desayuno cada mañana (huevos y papas fritas, dicen sus amigos) con conocidos en el Club de Hombres de Negocios de La Coruña, y se retira los fines de semana a su casa de campo, donde cría pollos y cabras, y reúne a sus hijos adultos. Ya anciano, Ortega dedica varias semanas al año al senderismo en rutas de peregrinación por Galicia, y su aversión hacia los vuelos le impide viajar mucho.

Foto: Tienda Bershka en Taiwan | vía Wikipedia.

En 2008, después de tanta insistencia por su parte, la presidenta del Instituto Superior de Empresa y Moda, Covadonga O’Shea, obtuvo el permiso de Amancio para escribir una biografía, la cual fue publicada en 2008 por la editorial “La esfera de libros” bajo el título “Así es Amancio Ortega, el hombre que creó Zara”, hasta ahora la única biografía autorizada que existe sobre el personaje.

Obra social

Desde 2001, Amancio ha donado más de 400 millones de euros.

Como pasa en muchos de los casos de multimillonarios, la filantropía llamó a Amancio en 2001, año en el que creó la Fundación Amancio Ortega en Arteijo (provincia de La Coruña), institución privada sin fines de lucro que busca promover la educación, la asistencia social y otras causas.

A través de esta compañía Ortega  ha donado parte de su fortuna a distintas causas, siendo una de las más destacadas, la que hizo en octubre de 2012 a Cáritas por 20 millones de euros, este donativo fue suficiente para promover un sistema de becas para estudiar parte del bachillerato en Canadá o Estados Unidos.

Más tarde, en 2017, la Fundación se superaría a sí misma donando un total de 320 millones de euros a la sanidad pública para apoyar la lucha contra el cáncer. Esta donación permitirá la restauración de instalaciones y la adquisición de equipos de última generación.

La filantropía de Amancio fue reconocida en junio de 2017 con el premio “Iniciativa Filantrópica” de los Premios AEF.

Frases célebres de Amancio Ortega

  • “Mi éxito es el de todos los que colaboran y han colaborado conmigo. Un ser humano no puede ser tan inteligente, tan poderoso o tan prepotente como para hacer él solo una empresa de este calibre. Son muchos los que se han dejado la vida en la empresa. Son muchos los que han hecho realidad esta joya desde el principio hasta hoy”.
  • “La autocomplacencia es lo peor si quieres conseguir hacer algo importante. En esta compañía nunca nos hemos confiado, ni en aquellos años en los que dábamos los primeros pasos, ni ahora que tenemos tiendas por todo el mundo. El optimismo ciego es negativo. Hay que tener siempre un afán de superación y una constante capacidad de crítica. Siempre pensé que para triunfar teníamos que poner la organización boca abajo cada día”.
A sus 81 años, Amancio ha demostrado que la humildad es una parte importante del éxito y que surgir desde abajo es totalmente posible. Todo depende de ti, tu visión y el camino que escojas para conseguir ese futuro soñado.
Referencias:
Foto de cabecera: Forbes.
Con información de: Forbes | Wikipedia | Telegraph | Reference for buisness | Biografías y vidas | Born rich | E Excellence | Fortune.
¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Category:
  [Colección] Grandes Magnates de la Historia

Si te gusta, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 100
Nelson Peralta
About

 Nelson Peralta

  (87 articles)

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.