SpaceX, el inicio de la conquista de la galaxia | Tentulogo

SpaceX, el inicio de la conquista de la galaxia

Nelson PeraltaBy Nelson Peralta 1 año ago
Home  /  [Colección] StartUps Exitosas  /  SpaceX, el inicio de la conquista de la galaxia
Una de las cosas por las cuales la tecnología espacial no había avanzado sustancialmente en el nuevo milenio como lo hizo en el siglo XX, fue el interés exclusivamente gubernamental sobre la misma. Pero ahora que las empresas privadas han tomado partido en esto, probablemente veamos cosas increíbles en los próximos años… Una de estas empresas que está cambiando la perspectiva sobre el trasporte espacial es SpaceX.

Space Exploration Technologies Corp., que hace negocios bajo la marca comercial SpaceX, es una empresa estadounidense privada de servicios aeroespaciales y servicios de transporte espacial con sede en Hawthorne, California. Fue fundada en 2002 por el empresario Elon Musk (mejor conocido a nivel mundial como el creador de Tesla, empresa manufacturera de coches eléctricos, otro gran éxito en la actualidad) con el objetivo de reducir los costos del transporte espacial y permitir la colonización del planeta Marte. SpaceX ha desarrollado desde entonces la familia de vehículos de lanzamiento Falcon y la familia de naves espaciales Dragon, que actualmente entregan cargas útiles a la órbita terrestre.

Partiendo de esto tal vez sería redundante decir que estamos tratando con una de las empresas que más están dando de qué hablar en el momento, y por eso mismo también entra en nuestro listado de startups favoritas: es innovadora en todos sus aspectos, además de que todo su equipo cuenta con una creatividad significativa, esto en conjunto traerá como consecuencia un futuro próximo muy avanzado y fascinante.

Foto: Hangar de cohetes en el Kennedy Space Center (California) | vía Wikipedia.

Los logros de SpaceX incluyen el primer cohete propulsor líquido financiado con fondos privados para alcanzar la órbita terrestre; es la primera compañía de capital privado en lanzar con éxito, orbitar y recuperar una nave espacial; además es la primera compañía privada en enviar una nave espacial a la Estación Espacial Internacional; e hizo el primer aterrizaje de propulsión para un cohete orbital; entre otras cosas.

Por otro lado, dio a conocer un sistema de transporte interplanetario, una ambiciosa iniciativa para desarrollar tecnología de vuelos espaciales interplanetarios con tripulación a bordo. Si surge la demanda necesaria, esta arquitectura de transporte podría conducir a la creación de asentamientos humanos sostenibles en Marte a largo plazo y, muy posiblemente, a la creación de vías de comunicación con éste y otros planetas.

Conozcamos más sobre la historia y negocios de esta interesante compañía a continuación:

Historia

En 2001, el empresario y emprendedor de Silicon Valley de origen sudafricano, Elon Musk, conceptualizó “Mars Oasis”, un proyecto para aterrizar un invernadero experimental en miniatura que contuviese semillas con gel deshidratado en Marte para cultivar plantas en su suelo, “así que esto sería lo más lejos que la vida haya viajado”, dijo Musk, en un intento de recuperar el interés público en la exploración espacial y aumentar el presupuesto de la NASA.

Foto: Elon Musk, fundador de SpaceX | vía Business Insider.

Pero el empresario se dio cuenta de que incluso con un presupuesto espacial mucho más grande, viajar a Marte sería prohibitivamente caro sin un avance fundamental en la tecnología de cohetes. En octubre de 2001, viajó a Moscú con Jim Cantrell (un solucionador de suministros aeroespaciales), y Adeo Ressi (su mejor amigo de la universidad) para comprar ICBM reacondicionados que pudiesen enviar las cargas útiles previstas al espacio.

El grupo se reunió con compañías como Lavochkin e ISC Kosmotras. Sin embargo, según Cantrell, Musk fue visto como un novato y consecuentemente fue escupido por uno de los principales diseñadores rusos, y el grupo regresó a los Estados Unidos con las manos vacías. En febrero de 2002, el grupo regresó a Rusia para buscar tres ICBM, esta vez llevaron a Mike Griffin, quien había trabajado para el brazo de capital de riesgo de la CIA, In-Q-Tel; para el laboratorio de propulsión a chorro de la NASA; y acababa de salir de Orbital Sciences Corporation, un fabricante de satélites y naves espaciales.

El grupo se reunió nuevamente con Kosmotras, y se les ofreció un cohete por 8 millones de dólares. Sin embargo, esto fue visto por Musk como algo demasiado caro y se fue de la reunión. Mientras estaba en el vuelo de regreso a Estados Unidos, se dio cuenta de que podría comenzar una compañía para construir los cohetes asequibles que necesitaba.

Foto: vía suprimatec.

Según Steve Jurvetson, inversor inicial de Tesla y SpaceX, Musk calculó que las materias primas para construir un cohete en realidad eran solo el 3% del precio de venta de un cohete en ese momento. Al aplicar la integración vertical, principalmente por razones de costo, alrededor del 85% de todo el vehículo Falcon/Dragon se produce internamente, y el enfoque modular de la ingeniería de software podría reducir el precio de lanzamiento en un factor de 10 y aun así disfrutar de un margen bruto de ganancias del 70%.

Otra razón para la integración vertical era la creencia de Musk de que los cohetes reutilizables no podían construirse con componentes de proveedores aeroespaciales existentes. Por ejemplo, SpaceX tuvo que diseñar una máquina que pudiera soldar por fricción la aleación de aluminio y litio para el fuselaje del Halcón 9, porque tal máquina no existía. Según Musk, SpaceX comenzó con el cohete orbital útil más pequeño (Falcon 1, con aproximadamente media tonelada en órbita) en lugar de construir un vehículo de lanzamiento más complejo y arriesgado, que podría haber fallado y haber llevado a la quiebra a la empresa.

Musk decidió que el primer cohete de su compañía se llamaría Falcon 1, un guiño al Halcón Milenario de Star Wars.

A principios de 2002, Musk estaba buscando personal para la nueva compañía y se dirigió al ingeniero de cohetes Tom Mueller. SpaceX se estableció por primera vez en un almacén de 75.000 pies cuadrados en El Segundo, California. Musk decidió que el primer cohete de su compañía se llamaría Falcon 1, un guiño al Halcón Milenario de Star Wars. Musk planificó que el primer lanzamiento de Falcon 1 se realizaría en noviembre de 2003, 15 meses después de que la compañía comenzara.

Foto: Falcon Heavy en la plataforma de lanzamiento | vía Wikipedia.

En enero de 2005, SpaceX compró una participación del 10% en Surrey Satellite Technology y ya para 2006, Musk había invertido 100 millones de dólares en la compañía. El 4 de agosto de 2008, SpaceX aceptó una inversión adicional de 20 millones por parte del Founders Fund y, a principios de 2012, aproximadamente dos tercios de la compañía eran propiedad de su fundador, estimándose su valor en acciones en 875 millones de dólares para los mercados privados, los cuales valoraban a SpaceX en aproximadamente 1.300 millones. Después del vuelo COTS 2+, llevado a cabo en mayo de 2012, la valoración de capital privado de la compañía casi se duplicó a 2.400 millones.

El 16 de junio de 2009, SpaceX anunció la apertura de su Departamento de Seguridad de Astronautas y Misiones. Contrató al ex-astronauta de la NASA, Ken Bowersox, para supervisar el departamento como vicepresidente de la compañía. Sin embargo, desde entonces se informó que el ex-astronauta salió posteriormente de allí, a fines de 2011. No se dio ninguna razón y no se ha anunciado ningún reemplazo en su posición.

Foto: Representación artística de una nave interplanetaria de SpaceX | vía Flickr.

En 2012, SpaceX anunció un precio de lanzamiento de 57 millones de dólares, mientras que Arianespace anunciaba un precio de 137 millones por lanzamiento. Ese mismo año se anunció una oferta pública inicial (OPI) para finales de 2013, pero luego Musk declaró que planeaba retrasarla hasta después de que el “Mars Colonial Transporter esté volando regularmente”, y esto fue reiterado en 2015 indicando que pasarían muchos años antes de que SpaceX se convierta en una empresa de capital abierto. Musk declaró: “Simplemente no quiero que SpaceX sea controlado por una firma de capital privado que la ordeñe para obtener ingresos a corto plazo”.

La compañía ha crecido rápidamente desde su fundación, partiendo de 160 empleados en noviembre de 2005, a más de 500 en julio de 2008, 1.100 en 2010, 1.800 a principios de 2012, y 3.000 a principios de 2013. Continuó creciendo hacia 3.800 empleados y contratistas en octubre de 2013, y para principios de 2016 tenía casi 5.000.

Después del revés de la explosión del Launchpad, SpaceX volvió a volar con éxito el 14 de enero de 2017, con su lanzamiento de los satélites Iridium. El 19 de febrero de 2017, un Falcon 9 con CRS-10 realizó el primer lanzamiento desde el Complejo de Lanzamiento 39A del Centro Espacial Kennedy. La primera etapa del lanzamiento prevista para finales de febrero de 2017, fue la recuperada y renovada del 8 de abril de 2016.

Dominando el negocio espacial

La sede de SpaceX se encuentra en el suburbio de Hawthorne (Los Ángeles, California). La gran instalación de tres pisos, originalmente construida por Northrop Corporation para construir los fuselajes Boeing 747, alberga el espacio de oficinas, el control de las misiones y la fábrica de vehículos. El área tiene una de las mayores concentraciones de oficinas centrales aeroespaciales, instalaciones y subsidiarias en los EE.UU., incluidos los principales campus de construcción de satélites de Boeing/McDonnell Douglas, Aerospace Corp., Raytheon, entre otros.

Foto: Plataforma de aterrizaje sobre el Atlántico de SpaceX | vía Pinterest.

SpaceX utiliza un alto grado de integración vertical en la producción de sus cohetes y motores de cohetes. Construye sus motores, etapas de cohetes, naves espaciales, aviónica principal y todo el software interno en sus instalaciones de Hawthorne, lo cual es inusual entre las empresas de la industria aeroespacial. Sin embargo, SpaceX aún cuenta con más de 3.000 proveedores, de los cuales aproximadamente 1.100 le entregan productos casi semanalmente.

Los bajos precios de lanzamiento de SpaceX, especialmente para los satélites de comunicaciones que vuelan a la órbita geoestacionaria (GTO), han provocado la presión del mercado sobre sus competidores para que estos también bajen sus propios precios. Antes de 2013, el mercado de lanzamiento comsat abiertamente competitivo había estado dominado por Arianespace e International Launch Services. Con un precio publicado de 56.5 millones por lanzamiento a la órbita terrestre baja, los cohetes Falcon 9 eran los más baratos de la industria.

Los Falcon 9 reutilizables podían bajar el precio en un amplio orden de magnitud, lo que provocó la aparición de más empresas espaciales, que a su vez reducirían aún más el costo de acceso al espacio a través de economías de escala. SpaceX ha indicado públicamente que si tienen éxito desarrollando la tecnología reutilizable, los precios de lanzamiento se reducirían al rango de 5 a 7 millones de dólares por vez. Esto, sin duda supondría un avance espectacular para la industria espacial.

Foto: Prueba de propulsión de un cohete de SpaceX | vía SpaceX.

En 2014, SpaceX ganó nueve contratos de los 20 que se compitieron abiertamente en todo el mundo con proveedores de servicios de lanzamiento comercial. Los medios espaciales informaron que SpaceX “ya había comenzado a tomar la cuota de mercado” de Arianespace.  Esta última ha solicitado a los gobiernos europeos que otorguen subsidios adicionales para enfrentar la competencia de SpaceX, lo cual ha sido considerado por muchos como una competencia desleal.

Los operadores satelitales europeos están presionando a la ESA para que reduzca los futuros precios de lanzamiento del cohete Ariane 6 como resultado de la competencia de SpaceX. Según un director de Arianespace en 2015, estaba claro que era “un gran desafío” lo que se venía con SpaceX, “por lo tanto, las cosas tienen que cambiar… y toda la industria europea está siendo reestructurada, consolidada, racionalizada y simplificada”. Jean Botti, director de innovación de Airbus (que hace el Ariane 5) advirtió que “aquellos que no tomen a Elon Musk en serio tendrán mucho de qué preocuparse”.

En 2014, las capacidades y los precios de SpaceX comenzaron a afectar el mercado para el lanzamiento de cargas útiles militares de EE.UU. Durante casi una década, el gran proveedor de lanzamiento de los Estados Unidos, United Launch Alliance (ULA), no se había enfrentado a ninguna competencia por los lanzamientos militares. Anticipando una caída en los lanzamientos militares y espías nacionales, ULA declaró que cerraría a menos que obtuviera órdenes de lanzamiento de satélites comerciales. Con ese fin, ULA anunció una importante reestructuración de los procesos y la fuerza laboral a fin de reducir los costos de lanzamiento a la mitad.

Foto: vía Reddit.

El espacio: un negocio redondo

SpaceX cuenta con financiación privada. Desarrolló su primer vehículo de lanzamiento, Falcon 1, y tres motores de cohete, Merlin, Kestrel y Draco, completamente con capital privado. Contrató con el gobierno de los EE. UU. para obtener una parte de los fondos de desarrollo para el vehículo de lanzamiento Falcon 9, que utiliza una versión modificada del motor de cohete Merlín. Está desarrollando el vehículo de lanzamiento Falcon Heavy, el motor de cohete impulsado por metano Raptor, y un conjunto de tecnologías de vehículos de lanzamiento reutilizables con capital privado.

Para mayo de 2012, había operado con un financiamiento total de aproximadamente 1.000 millones de dólares. De esto, el capital privado proporcionó alrededor de 200 millones. El resto proviene de pagos progresivos en contratos de lanzamiento a largo plazo y contratos de desarrollo. Para abril de 2012, la NASA había invertido entre 400 y 500 millones de dólares de esta cantidad, y la mayor parte se debió a pagos de progreso en los contratos de lanzamiento. Para mayo de 2012, SpaceX tenía contratos para 40 misiones de lanzamiento, y cada uno de esos contratos proporcionó pagos iniciales después de la firma, y muchos dan pagos de progreso, ya que los componentes de los vehículos de lanzamiento se crean antes de empezar a organizar una misión.

Foto: Theo McDonald en SpaceX Engine Test Bunker (McGregor, Texas) | vía Wikipedia.

En agosto de 2012, SpaceX firmó un gran contrato de desarrollo con la NASA para diseñar y desarrollar una cápsula espacial destinada a la “nueva generación de capacidades de vuelo espacial humano de los EE.UU.”, y así reactivar el lanzamiento de astronautas desde suelo estadounidense en 2017. Otras dos compañías, Boeing y Sierra Nevada Corporation, recibieron contratos de desarrollo similares.

Los avances realizados por las tres compañías en virtud de los acuerdos de la Ley Espacial a través de la iniciativa de capacidad integrada de la tripulación comercial de la NASA (CCiCap) están destinados a dar disponibilidad de servicios comerciales de vuelo espacial al público en general. Como parte de este acuerdo, SpaceX se adjudicó un contrato por valor de hasta 440 millones de dólares para entregas contractuales entre 2012 y mayo de 2014.

Para finales de 2012, SpaceX tenía más de 40 lanzamientos en su haber, lo que representaba aproximadamente 4.000 millones en ingresos por contratos. Muchos de esos contratos ya estaban realizando pagos de progreso a SpaceX, con clientes tanto comerciales como gubernamentales.

Foto: Fachada de la sede principal de SpaceX en California | vía Wikipedia.

En enero de 2015, la empresa recaudó 1.000 millones de dólares en fondos de Google y Fidelity, a cambio del 8,333% de la compañía, estableciendo la valoración de la compañía en aproximadamente 12.000 millones. Google y Fidelity se unieron al grupo de inversión actual de Draper Fisher Jurvetson, Founders Fund, Valor Equity Partners y Capricornio. Aunque se pensó que la inversión estaba relacionada con el lanzamiento de SpaceX de un negocio de construcción satelital a un servicio global de servicios satelitales de Internet, Gwynne Shotwell dijo en marzo de 2015 que la inversión no era específicamente para eso, pero en el caso concreto de Google, éste sí había estado buscando un socio satelital de Internet desde la división con O3b Networks y OneWeb.

Lanzamientos más recientes

Lanzamiento del Tesla Roadster

El 6 de febrero de 2018, la empresa probó con éxito el primer cohete reutilizable de la historia, el Falcon Heavy, y su lanzamiento tuvo muchos comentarios en todo el mundo por suponer un evento histórico (aunque no 100% exitoso). Musk dijo que el propulsor golpeó el agua a una velocidad de 300 millas por hora y que estaba a unos 328 pies de distancia de la plataforma flotante, sacando dos de los propulsores del barco teledirigido y bañando la cubierta con metralla. Aunque, a pesar de todo esto, bien es cierto que la carga pudo ser dejada con éxito en el espacio y dos de los cohetes auxiliares aterrizaron perfectamente en la Tierra.

Imagen del Tesla rojo dentro del cohete antes de despegar | vía Clarin.

La carga que llevaba el cohete estaba formada por varios elementos: el principal era un auto Tesla Roadster, con un maniquí al que llamaron “Starman” en honor a David Bowie, también había un dispositivo de almacenamiento llamado “Arch“, y diseñado por la Arch Mission Foundation.

Maniquí vestido como astronauta llamado Starman | vía Clarin.

Lanzamiento de satélites que proporcionan Internet

El 17 de febrero de 2018, SpaceX lanzará otro cohete, cuya carga principal será un satélite español para el cliente Paz. Ahora, la carga secundaria es más interesante, ya que son dos de los satélites de SpaceX. La compañía quiere probarlos antes de desplegar una constelación completa de sus propios satélites de banda ancha con una vida útil más prolongada, ya que espera ofrecer banda ancha asequible y basada en el espacio a los clientes en la Tierra como un flujo de ingresos adicional además de su negocio de lanzamiento de cohetes. El Internet por satélite podría ayudarla a pagar proyectos ambiciosos como sus misiones propuestas hacia Marte, entre otras.

Con todo lo que ha pasado en los años desde que se fundó SpaceX, podemos darnos una idea de lo que nos prepara el futuro, con viajes espaciales prometedores y seguramente nuevas invenciones tecnológicas que nos dejarán la boca abierta.
Referencias:
Imagen destacada: Wikipedia
Con información de: Clarin | Eboca | SpaceX.
¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Category:
  [Colección] StartUps Exitosas

Si te gusta, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 000
Nelson Peralta
About

 Nelson Peralta

  (88 articles)

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.