Todas las claves de un buen packaging: el arte de vender productos por los ojos | Tentulogo

Todas las claves de un buen packaging: el arte de vender productos por los ojos

By Tentulogo 2 meses ago
Home  /  [4] Marketing y publicidad  /  Todas las claves de un buen packaging: el arte de vender productos por los ojos
Vender un producto de calidad no es la tarea difícil, realmente convertirlo en algo vistoso y apropiado ante el ojo del consumidor es el verdadero reto. El packaging es el arte de poder darle personalidad a tu producto visualmente. Conoce todo aquí.

Packaging se define en estas resumidas palabras: el arte y la tecnología de construir un empaque. Esta es una de las partes más importantes que una empresa debe considerar al producir un producto, e ilógicamente es una de las más ignoradas. Un gran producto solo será “cualquier cosa” si tiene una envoltura muy pobre o que no lo identifique.

De un buen empaque va a depender que el consumidor quiera probar el producto o que por el contrario, quiera salir huyendo y alejarse totalmente del mismo. De ésto también va a depender que tu producto sea algo perdurable en el tiempo, donde los clientes al ver su imagen ya sepan de qué se trata, o que sea olvidado en cuestión de meses. ¿Te imaginas una botella de Coca Cola con una presentación distinta? ¿Las compras de Victoria’s Secret sin la típica bolsa rosa de la tienda? ¿Jack Daniels sin la botella característica? No lo imaginamos porque simplemente son marcas con una imagen establecida desde años, pero precisamente por eso es que es tan importante definir cómo vamos a presentar nuestro producto.

Antes de nada, un poco de historia

Ruben Rausing

Ruben Rausing, creador de Tetra Pak | Foto: vía Wikimedia.

El packaging existe desde tiempos inmemorables, pero no es hasta 1966 cuando finalmente se le dio una definición exacta al término, gracias al creador de Tetra Pak, Ruben Rausing, quien alegó en su momento que la clave del éxito de un empaque es establecer una conexión con el comprador y que además le transmita un concepto muy práctico, que lo haga sentir que ahorra, pues así sea un empaque muy bonito, cuando vea el precio de éste, tenga ganas de llevarlo porque creerá que está aprovechando una gran oferta de precio. De esta manera el packaging se define como el arte, la ciencia y la tecnología de inclusión o protección de productos para poder distribuirlos, almacenarlos, venderlos y luego utilizarlos.

Partiendo de esto, una empresa debe ser capaz de poder emplear esfuerzos para hacer que mediante el empaque de sus productos, se transmitan los valores de la entidad y su posición en el mercado.

Packaging del jabón Sunlight

Foto: vía Flickr.

Aunque te cueste creerlo ahora que vivimos en la cúspide del consumismo, hace más de un siglo el packaging no existía por la simple razón de que en una situación humanitaria donde se buscaba sobrevivir y no conseguir lujos, invertir en los empaques era algo totalmente innecesario. Es así como con la llegada de la industria y todas las comunicaciones se abrió la posibilidad de comenzar a pensar en el packaging. Es en este momento donde se presencia uno de los primeros movimientos para el packaging, cuando en 1885, William Lever, un famoso empresario de la época, decide darle un envase comercial al jabón Sunlight. Su imagen era tan única y amistosa que lo posicionó como el número uno en ventas de jabones de la época.

A partir de este momento comenzó la ola de la revolución de paquetes, donde parecía haber avances día tras día. Al incluirse la tecnología y los avances alfabéticos en la ecuación, todas las grandes potencias del mundo comenzaron a invertir cada vez más dinero en este importante aspecto de la venta de productos. Ya no nos encontrábamos en un mundo donde comprábamos los artículos sin envoltura alguna, ahora parecía ser una guerra de tronos para ver quién podía hacer el mejor empaque.

De no tener envolturas, a llevar el packaging en nuestro ADN

A estas alturas, lo que empezó como un acto informal para darle una imagen a un producto, se transformó en un ideal que quedó en nuestro ADN para siempre. Desde ese entonces quedó totalmente atrás esa época donde se vendían productos sin nombre y sin descripción, y se pasó a crear cosas que no sólo sean buenas, sino que además se presenten de tal manera que vayan dirigidas a alguien, que se le note que hay un gran equipo detrás que le pone mucho corazón para embellecer lo que presentan. Y esto es de lógica, pues cuando vas al super a comprar leche, es poco probable que te inclines por una que viene en una botella sin etiqueta ni nada, preferirás comprar la que viene bien empaquetada, no sólo lo por la envoltura, sino por la confianza que te transmite.

Para los años 20 ya era una epidemia el packaging, donde en países más desarrollados como Estados Unidos, Inglaterra o Alemania, en las tiendas no sólo se veían todos sus productos con distintos empaques, sino que además podía presenciarse la clara competencia existente entre los distintos vendedores para ver quién podía vender no sólo el mejor producto, sino también la mejor experiencia. La economía empezó a impulsarse notoriamente gracias a que éste hecho ayudó a agrandar el mercado.

paquetes en supermercado

Foto: vía Pexels.

Un momento importante de esta historia se dio con la creación de las refrigeradoras, lo que obligó a los interesados a crear envases soportables ante bajas temperaturas para poder así conseguir vender más. El comercio también se vio evolucionado gracias a la invención de los automóviles que servían para movilizar a las personas y que así estas pudiesen ver más ofertas para decidir qué querían comprar. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial el packaging toma mayor valor comercial gracias a que se demuestra que al desaparecer el vendedor, también desaparece con él el prescriptor que aconsejaba elegir un producto o no.

Los años siguientes y gracias a muchos otros hechos históricos, el packaging fue cobrando mayor importancia y nuevos avances. En estos años se crearon los supermercados, un lugar donde albergan todas las competencias y lo cual hace que los creadores quieran y luchen por diseñar este paquete tan pero tan único que les asegurará destacar ante la competencia que tendrán al lado. También empiezan a surgir los diseñadores personajes, renovaciones en las estrategias de marketing, la creación del televisor, luego del Internet y pare de contar. Son tantas las cosas que nos han empujado a donde estamos actualmente y que así sigue siendo -y seguirá- hasta quien sabe cuando.

La elaboración de un packaging legendario

Diseño empaque de cafés exóticos por ARTEMOV ARTEL

Lo primero que se debe considerar al diseñar la envoltura del producto, es que no basta con que sea muy bonita estéticamente y original, sino que está también el valor agregado que se da cuando además es funcional, de buena calidad y en esta era ecologista, que también pueda ser reutilizable para otras cosas. A veces muchas empresas invierten tanto dinero en crear un empaque perfecto visualmente, que olvidan que las dos funciones principales de estos envases son las de guardar y proteger el producto. Partiendo de esto, sabemos que no sirve de nada tener un diseño muy bien hecho si éste no transmite la esencia de la empresa.

De acuerdo a distintos estudios, 3 de cada 5 compras se deciden en la caja, justo antes de pagar, cuando la vista del consumidor se desvía a eso que vio hace rato y que lo dejó cautivado. Cuando se está diseñando un empaque, debemos pensar más como consumidores que como creadores de marketing, ¿qué queremos ver? ¿Qué nos va a hacer voltear la mirada hacia este producto? Existen patrones de preferencia de los consumidores, al igual que existen factores de motivación que definen qué compra harán, así que de esta manera, hay que estudiar a profundidad dos ramas que se unen en este tema: el marketing y el packaging.

De ésta manera, se nos hace imposible no considerar que el packaging es uno de los aspectos más importantes para una empresa, así tan importante como el logo de la misma. Forma parte de la identidad visual de la entidad, es el sello, eso que hará que el consumidor se enamore y efectivamente quiera comprarlo sin tener que pensarlo demasiado.

Diseño del packaging, aspectos generales

diseño de packaging

Foto: vía Pexels.

Un nuevo consumidor no va a comprar tu producto que nunca ha probado sólo porque tiene una corazonada de que es delicioso, sino más bien lo hará porque algo le llamó la atención de su envoltura (ya sea el diseño en si mismo o la información que está bien detallada).

packaging de vitaminas

Foto: vía Flickr.

Dentro del diseño, deben ir incluidos aspectos obligatorios como lo es el diseño de la identidad (marca, logo), diseño emocional (colores y formatos que están ideados para llamar la atención de los consumidores) y diseño de la información a contener. Con respecto a su estructura, el producto debe contener su naturaleza (de qué está compuesto), tamaño, peso y densidad, fragilidad, comportamiento ante cambios de humedad y temperatura, forma de presentación, forma y uso del producto, etc.

De esta manera, esa competencia que debe seleccionar el consumidor es a quien se expone el packaging. Para dar en el clavo con el diseño, es necesario hacer previamente un estudio sobre el target group a quien irá dirigido el producto, también es necesario estudiar las tendencias de mercado que van evolucionando constantemente, los materiales que se van a emplear y por supuesto considerar siempre como una de las cosas más importantes la comodidad del consumidor. Toda esta serie de pasos, si son bien ejecutados, van a dar como consecuencia que tu producto destaque notoriamente sobre los demás, siendo inspiración para otras marcas.

Diseño del packaging, aspectos clave

packaging de huevos

Huevos presentados en paquete ecologista | Foto: vía Torange Biz.

No existen leyes universales para definir lo que hace que un producto venda más. Es una serie de muchos factores a analizar y probar.

A continuación te daremos algunos aspectos clave, de todos modos si quieres que te ayudemos de un modo más personalizado a crear tu marca, identidad y/o empaque, no dudes en contactarnos.

Antes de comenzar, la primera pregunta que debes hacerte es:

¿Dónde y de qué modo se va a vender mi producto?

No es lo mismo que vaya a estar en un supermercado a que vaya a estar en tiendas especializadas o sus ventas vayan a ser online. Su almacenamiento, transporte y exposición, juegan un papel crucial. 

Ten siempre muy en cuenta dónde se va a mostrar tu producto y cual va a ser su entorno / ecosistema, además de su manipulado, almacenamiento (apilamiento) y transporte.

Teniendo clara la pregunta anterior, se deben tener bien presentes tres factores:

  • La marca
  • El producto
  • El consumidor

Siempre teniendo en cuenta a:

  • La competencia

Veamos en detalle:

La marca

Si bien existen marcas de un solo producto, por lo general una marca suele tener una serie de productos (o servicios) y es muy importante trabajar muy bien dicha marca. Todo el branding (diseño, marketing y publicidad) encaminado en crear una “imagen de marca” (la percepción mental que los consumidores tienen de la misma).

Tu puedes ir sacando diversos productos, que lo más importante es crear una marca perdurable, confiable, con una identidad definida, un público reconocible y medible.

El producto

Cada producto debe satisfacer de algún modo una necesidad del mercado. Además, debe ofrecer algo propio, único, que le diferencie del resto. En nuestro blog ya hemos hablado de estos temas antes, sobre los aspectos racionales vs los emocionales, siendo los segundos los más recomendables.

El consumidor

El tercer pilar y sobre el que debe girar todo es el consumidor. De nada sirve que para tí sea el producto perfecto y hermoso si para tus consumidores es irrelevante. Esta es la parte más dura de todas y en donde más experiencia y análisis se necesita para poder dar con tecla.

Esos 3 pilares son fundamentales y hay que tener cuidado de no sacrificar uno por satisfacer otro. Por ejemplo:

Supongamos que tienes una marca de refrescos, pero quieres hacerlo sumamente jovial porque está demostrado que la juventud es quien más refresco consume, pero en ese trayecto, por querer complacer demasiado al consumidor, obvias la esencia de la tu marca, haciéndole perder credibilidad. Debe existir un balance perfecto entre marca, consumidor y producto, todo ello teniendo siempre clara tu posición en el mercado respecto a tu competencia. Tienes que diferenciarte.

La competencia / mercado

Y el cuarto factor que nunca se debe perder de vista es la competencia, ya sea por lo comentado anteriormente de que debes posicionarte y diferenciarte por “algo” muy bien definido y apreciado de valor por tus consumidores, como también por otro factor que algunos olvidan: “Parecer lo que se es”.

Es decir, en ocasiones, por querer diferenciarnos de un modo excesivamente creativo, corremos el riesgo de que el producto deje de parecer lo que es. Por ejemplo haces un diseño muy creativo para unos chocolates, pero el consumidor no logra entender que se trata de chocolates porque usa un lenguaje visual demasiado diferente. Eso puede ser también terrible para tu producto.

  • Es por todos estos motivos que siempre recomendamos fervientemente que recurras a profesionales expertos en la materia, no basta con “diseñar bonito” para lograr un producto bien posicionado en el mercado. Las ventas te lo agradecerán.

Lo simple suele funcionar mejor

botellas de jugos de calidad

Foto: vía Davian Art.

Además a lo anterior, por muy estudiado que pueda parecer todo el asunto, un gran packaging debe siempre permanecer en las líneas de la simplicidad, nada recargado, que tenga una impresión pulcra y que logre transmitir el mensaje rápidamente, sin tener que detallarlo demasiado. Otro aspecto a considerar es en el caso de las marcas que han tenido rediseños, que siempre se mantenga la esencia y el origen de la marca, que cause en los consumidores ese lazo de nostalgia que tanto vende. Cuando se rediseña la identidad visual de una marca, siempre, pero siempre debe quedar algún elemento que la conecte con el pasado, sino sería como crear toda una nueva marca y empezar todo desde cero.

Objetivos y tipos de packaging

packaging cookies

Foto: vía Pexels.

Al crear un empaque y etiquetarlo, el objetivo principal de esta acción es el de proteger eficazmente al producto, sobre todo cuando éste debe transportarte en grandes cantidades. El otro objetivo recae en la necesidad que tienen las marcas de seducir a los clientes que pueden convertirse en consumidores regulares, así que aquí entra en juego la importancia relativa de tener un diseño llamativo que debe estar en constante evolución. Con respecto a los tipos, existen de tres tipos de packaging, que pueden ser primarios, secundarios o terciarios:

  • Packaging Primario: la función de este empaque es la de envolver primeramente al producto y sostenerlo, protegiéndolo de agentes externos. Debe estar hecho con un material resistente y que pase por las normas de sanidad, pues es quien está en contacto directo con el producto.
  • Packaging secundario: Como es de suponerse, es el empaque que envuelve al primario para garantizar mayor protección, según sea las características del producto se podrá omitir esta opción.
  • Packaging terciario: Este tiene la finalidad de agrupar varias unidades de producto y está destinado sobre todo a su transporte masivo, ya sea vía terrestre, marítimo o aéreo.

Tendencias de packaging que se mantienen en movimiento actualmente

  • Envases que evocan emociones y sensaciones: Últimamente un envase que toque el corazón del consumidor tiene las de ganar sobre un empaque muy bonito pero un tanto frío. Las emociones venden, todo eso que recuerda algún momento agradable de nuestras vidas hará que las personas den dinero para obtenerlo. Todo esto parte de distintas estrategias de posicionamiento para nada producto y de respetar y querer responder ante las necesidades del consumidor.
  • Equilibrio entre el diseño gráfico y el estructural.
  • Envases inteligentes y útiles: Lo que más está vendiendo son los formatos pequeños, esos que son adorables y a la vez muy útiles porque son fáciles de transportar a cualquier lugar.
  • Ecología primero: La tendencia de crear envases que contribuyen con el medio ambiente ha sido una de las ideas más geniales,  sobre todo porque es una idea que en vez de extinguirse, cada vez va a cobrar más importancia. Se estima que dentro de pocos años, todos los envases serán con material reciclado y reciclable, así que tenlo en consideración.
  • Jóvenes atraídos por envases ergonómicos: Así como las amas de casa de sienten atraídas por envases llamativos, los jóvenes sienten mayor inclinación por aquellos empaques que reflejan su estilo de vida dinámico, que sean innovadores y que aporten frescura a sus vidas.
  • Empaques elegantes para deportistas: Con la nueva era del fitness, cada vez incrementa el número de consumidores deportistas que se sienten atraídos por envases sofisticados que cuenten por ejemplo con zonas de agarres para aumentar su utilidad y practicidad mientras se practica el deporte.
  • Diseños universales: Estos irán creados para toda clase de público, utilizando tecnología que los hará muy útiles para aquellas personas que cuentan con ciertas discapacidades sensoriales o motoras.
  • Diseños especiales para la audiencia de la tercera edad: Estos van dirigidos a las personas mayores de 60 años, los cuales apreciarán empaques que sean fáciles de reconocer a distintas distancias y que pueda verse el contenido del empaque. Eso de utilizar paleta de colores muy anticuadas para relacionar a este tipo de audiencia quedó totalmente en el pasado, pues ahora se emplean colores joviales que le aporten vitalidad.
  • Packaging que trae recuerdos: Los envases con aspecto retro nunca van a pasar de moda, pues su finalidad al final del día es traerle memorias agradables a los consumidores, que cuando lo vean, se teletransporten a una época feliz de sus vidas.
  • Diseños adaptables a las estaciones: A pesar de que siempre se sugiere mantener una imagen no cambiante para que el consumidor reconozca mejor a la marca, es recomendable también aprovechar las estaciones del año y lanzar promociones y distintos detalles en los empaques dependiendo de la época del año.

La importancia relativa del packaging en nuestras vidas 

A pesar de que ha tenido una historia interesante, con distintos cambios y que ha sido influenciada por ideales, hoy en día casi nadie pone en duda la importancia de diseñar y crear un packaging casi perfecto. De acuerdo a las empresas, los paquetes son considerados cartas de presentación, y es por esto que día a día las organizaciones invierten más dinero destinado a esta disciplina.

valor nutricional de M&Ms

Foto: vía Davian Tart.

Puedes dar por seguro que cualquier paquete que veas en el mercado fue creado con la intención de llamar la atención de los consumidores. Partiendo de esta premisa, es innumerable la cantidad de marcas que se han sabido dar a valer gracias a sus geniales paquetes. Oreos, Coca Cola, Smirnoff, Snickers, M&Ms, e incluso Inca Kola, con ese diseño de líneas amarillas que despiertan en los clientes un sentimiento profundamente nacionalista.

Cuando se trata de packaging, el primer bocado se da con los ojos, y es por esto que se vuelve tan importante vender con la belleza y originalidad, más que una regla, es un credo. Una marca nueva tiene muy poco tiempo en relación a las ya posicionadas para ser elegidas, así que en esta etapa del lanzamiento de la marca es cuando más se debe trabajar arduamente para idear el paquete de ensueños.

Si no nos crees, deja que las matemáticas hablen por sí solas:

Cada vez que una persona visita un centro comercial, tarda aproximadamente 40 minutos en completar la compra, donde selecciona un aproximado de 50 productos entre 50.000 opciones. Si partimos de esto, el consumidor dedica sólo 5 segundos a ver cada producto que mete en el carrito de compras, así que en ese muy corto tiempo, el packaging tiene que hablar por si solo y además de informar, sumergir y convencer que es la mejor opción.

Diseño de empaque por Nikita Konkin

Es así como hacemos mucho énfasis en que un excelente trabajo de diseño es más que suficiente para despertar en las personas la curiosidad en ese poco tiempo. Se trata de elegir los colores adecuados, gráficos e imágenes pertinentes, la innovación del producto, la sensación que se produce al consumidor, la reputación del mismo, su funcionabilidad y por supuesto, el precio. Todas estas variables -que tan sólo son algunas de las muchas que intervienen en la toma de decisión- deben ser estudiadas y forman parte del increíble mundo del branding.

En un mundo donde lo común es aburrido, el packaging se abre campo para permitirle a las marcas destacar ante toda la competencia. Esta disciplina debe cumplir con las expectativas de las personas, así como lograr entablar una conexión emocional entre el producto y el consumidor. En este mundo, o es todo, o es nada.
Referencias:
Foto de cabecera: vía Unsplash.com.
Con información de: Packaging.enfasis | Staff Creativa | Codigo Visual | El poder de las ideas | Graffica.

¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Category:
  [4] Marketing y publicidad

Si te gustó, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 000
About

 Tentulogo

  (79 articles)

Tentulogo es un estudio de diseño online fundado en 2005. Somos expertos en crear e impulsar marcas para emprendedores. Ver página de presentación

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.