Arrogancia y dinero: ¿por qué muchos creen que la gente rica "suele" ser arrogante? | Tentulogo

Arrogancia y dinero: ¿por qué muchos creen que la gente rica “suele” ser arrogante?

Nelson PeraltaBy Nelson Peralta 1 mes ago
Home  /  [7] Mentalidad, Inspiración y Motivación  /  Arrogancia y dinero: ¿por qué muchos creen que la gente rica “suele” ser arrogante?
La gente tiene la sensación de que las personas que tienen dinero son personas arrogantes, personas que se creen más que los demás por el simple hecho de tener más capitales, más dinero en el banco, etc., y ha habido referentes globales y mediáticos que han afianzado ese pensamiento en la sociedad.

Una de las razones por las cuales la sociedad ve a los ricos con recelo (y eso se traduce luego en el éxito político de quienes se hacen llamar sus enemigos, tema que da para otro post) es por la personalidad que muchos de ellos adoptan a partir de la convivencia en un mundo glamuroso y en el que ostentar te trae beneficios. Porque sí, no lo vamos a negar, muchos ricos son arrogantes, lo cual no significa que esa sea la actitud de todos los ricos y, mucho menos, que esa deba ser la actitud de un rico.

Si hablásemos de ricos que además son famosos, como Donald Trump, o de cualquiera de los grandes ricos de Hollywood o el mundo de los deportes, veríamos maximizada esa característica que creemos extendida de forma total y que no nos gusta. Ver cómo Trump, por ejemplo, iba a los Late Night Shows a vanagloriarse de sus millones y a mirar a la gente por encima del hombro, o ver a Cristiano Ronaldo diciendo: “Me tienen envidia porque soy rico, guapo y buen jugador”, es algo que se difunde mucho porque genera mucho morbo y eso es lo que termina manchando al resto de ricos que no son como ellos.

Lo que nos venden a través de la ficción también contribuye a la difusión de este estereotipo. En los soap opera (telenovelas) clásicas, la historia que más vendía era la de la muchacha pobre que se enamoraba del hombre rico (príncipe azul, etc.), y siempre había un personaje malvado que era la otra pretendiente del protagonista y que por lo general solía ser rica y arrogante. Ese personaje de “la mala” caló muchísimo en las sociedades, y de hecho fue lo que supuso el éxito de las telenovelas a escala global.

El personaje de “la mala” venía de la literatura clásica, estaba basado en personajes como la Reina Malvada de Blancanieves o La Madrastra de la Cenicienta. Y si bien ya no lo vemos de forma tan tajante en la ficción, nos lo diluyen de muchas formas. Y es que en la ficción, el pobre suele ser el bueno y el rico suele ser el malo. De hecho, esto hace que el hecho de ser un “rico humilde” se vea como algo raro o extraordinario; vean la cantidad de post que hay en internet titulados “millonarios que no son arrogantes” o “millonarios que viven humildemente”…

¿Qué debemos entender sobre la arrogancia?

Tentulogo no es un consultorio de psicología, pero sí hemos estudiado mucho la actitud millonaria o cómo se relaciona la actitud o la personalidad de individuo con sus logros personales y, de plano, con el dinero. Hemos podido concluir que la arrogancia es un elemento de la personalidad que viene de forma innata o que se desarrolla desde muy temprano, por lo que una persona arrogante que se ha vuelto rica, lo más probable es que fuera arrogante desde siempre.

Ahora, ¿por qué notamos un cambio, por qué percibimos más esa arrogancia cuando la persona tiene mucho dinero y no cuando no lo tiene? Pues, porque las personas ricas son más influyentes y, por tanto, tienen más posibilidades de dar rienda suelta a su arbitrismo. En el escenario de un “tú contra mí”, el dinero es un factor de fuerza que puede dar ventaja al que lo tiene, por eso, cuando un rico es arrogante, suele demostrarlo y eso tiene mucha notoriedad.

Zapatos caros

Foto: vía Pexels.

Hace un par de años, ocurrió en México el fenómeno de los “mirreyes”, que eran muchachitos, hijos de súper ricos de ese país o jóvenes empresarios atractivos que se retrataban en redes sociales exhibiendo los lujos que se daban. Era, digamos, la respuesta latina al fenómeno internacional de los millonarios excéntricos de las redes sociales como Gianluca Vacchi o Dan Bilzerian.

Lo que destacaba a los mirreyes por sobre otras subculturas del social media era su arrogancia suprema, ese hacer sentir a los demás como si estuvieran por debajo de ellos. Pero lo interesante de esta historia es que se descubrió que muchos eran farsantes, ya fuesen personas que fingían tener mucho dinero o que no tenían tanto dinero como decían o tuvieron dinero pero ya no lo tienen. Eso explica muy bien el hecho de que la arrogancia no tiene nada que ver con el dinero, sino con una forma de ser propia de ciertos individuos, que pueden tener dinero o no.

Mujer rica tomando café

Foto: vía Pexels.

¿Es arrogancia?

Hay ciertas actitudes que tienen los ricos que las personas no ricas no entienden, y quizás puedan verse como arrogancia aunque en el fondo no lo sean. Veamos algunas:

  1. Constantemente en el trabajo: El hecho de que no sea fácil volverse rico hace que las personas que lo hayan logrado se sientan descolocadas en la calma. Para cualquier persona, la quietud es el valor último; sin embargo, un rico no se siente cómodo así, sino haciendo cosas. Ya hemos hablado anteriormente en este blog que para ser emprendedor o empresario no hay que tener un horario de trabajo, pues potencialmente se puede trabajar todo el día. Mientras una persona común, que es empleada de cualquier empresa, trabaja alrededor de 40 horas a la semana y tiene dos días enteros de descanso, pero esas suelen ser pocas horas cuando se trata de hacer dinero…
  2. Visión perennemente en el futuro: La gente que no es rica o que no desea trabajar para serlo suele ser muy conformista con lo que tiene y vive en el extremo carpe diem. Si bien es cierto que vivir el presente es bueno en algunos casos, desligarse del futuro por completo no puede ser algo bueno; no pensar en proyectos que maduren con los años o trabajar por sueños o metas no parece ser tampoco una virtud. Quizás los ricos sean un poco extremistas en esto, en querer verse el doble de mejor de lo que está en un futuro próximo, y eso está muy relacionado con el punto anterior de siempre estar haciendo cosas.
  3. Confianza hipertrofiada: El haber logrado hacer dinero de forma honesta y trabajando duro implica un aumento de la confianza en sí mismo que se puede notar a simple vista. El rico piensa que puede lograr cosas grandes si es que ya ha logrado previamente algo significativo, algo que no se ve en las personas que no son ricas, las cuales, por lo general tienden a dudar más de sus movimientos. Por eso, una persona que no tiene tanto dinero en una cuenta suele ser menos arriesgada, suele irse por los caminos más seguros, mientras que el rico toma riesgo y se siente muy bien cuando los resultados estas acciones son positivas.
  4. Libertad financiera: si bien es cierto que un rico siempre está trabajando y haciendo cosas, también es cierto que por eso pueden decidir cuándo trabajar y cuándo no. Esta es una libertad que no tiene precio, pues va en función de poder querer hacer con la vida propia lo que a uno le plazca y viendo las obligaciones, no como cuestiones de vida o muerte, sino como cosas que están por hacer. No es que los ricos no tengan obligaciones, pero sin duda ellos no van a ser “despedidos” por no haber cumplido con ellas en un tiempo perentorio; de esta manera, los ricos sienten que el dinero es sinónimo de libertad, mientras que las personas que no son ricas suelen ver al dinero como un agobio, sienten que el dinero los ata a un sistema que no tiene descanso.
  5. Gustos refinados: tener dinero implica poder gastarlo en cosas que no cualquiera puede permitirse. Esto se ve como arrogancia porque pareciera que estuvieran exhibiendo esas cosas (que de por sí son llamativas), como diciendo indirectamente: “mira lo que yo tengo y tú no”. Pero muchos no lo hacen con esa intención, sino que para ellos es normal tener esas cosas y ver a otros que también tienen esas cosas. Veamos por ejemplo el caso de Alejandro Salomón, el youtuber mexicano que suele exhibir sus automóviles de alta gama como si fuera algo normal que todo el mundo tiene.
  • DATO: ¿Hecho a sí mismo vs. herencia? ¿Qué rico es más arrogante, el que construyó su riqueza desde cero o el que la heredó? Es una pregunta en la que nadie se pone de acuerdo, y es por una razón: es una pregunta sin respuesta. Lo cierto es que no hay evidencia de que un rico que haya construido su riqueza sea más arrogante que uno que la haya heredado o viceversa, pues hay ricos arrogantes en las dos modalidades. De hecho, el propio debate de si tiene más mérito hacerse a sí mismo a heredar es un poco superfluo cuando de hecho hay empresarios que se han hecho grandes a través de las dos modalidades. Este tema puntual lo tratamos en el post sobre Kylie Jenner.

Los ricos ejemplares no son personas arrogantes

Cuando hablamos de grandes millonarios o de “millonarios ejemplares”, por lo general estamos hablando de personas que tienen una forma de vida muy correcta, que no suelen ser amigos de los excesos o que ven el dinero como una circunstancia feliz de las actividades a las que se dedican, mas no como un fin en sí mismo. Claro, no hay que negar que se dan sus lujos, pues tienen cómo hacerlo, pero por lo general no tienen los gastos exorbitantes que uno pensaría que tendrían.

John D. Rockefeller

John D. Rockefeller | Foto: Wikimedia Commons

El primer ejemplo de esto es John D. Rockefeller, considerado como el hombre más rico de la historia, y dueño y monopolista de la Standard Oil, que funcionó desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX. Rockefeller era un hombre profundamente religioso, que a los largo de su vida fue muy ambicioso, pero que después de su retiro, antes de cumplir los 50 años de edad, decidió que regalaría toda su fortuna a la caridad. De hecho, sus hijos y nietos continuaron regalando ese dinero, el cual sirvió para construir universidades, promover la investigación científica y promover iniciativas por la paz mundial.

Según los historiadores, Rockefeller era un hombre bastante austero, muy ahorrador, daba ciertas comodidades a su familia (aunque cuentan que pagaba una miseria a sus hijos para que estos por sí mismos encontraran la manera de hacer sus fortunas) pero no podría considerarse que vivía de forma lujosa. Lo mismo podríamos decir de Bill Gates. Aunque éste ciertamente se ha dado más lujos que Rockefeller, como su gran mansión en el estado de Washington (Estados Unidos), también es una persona relativamente discreta, poco exhibicionista de su dinero.

Bill y Melinda Gates

Foto: Bill y su esposa Melinda | vía Wikipedia.

En una entrevista con Jorge Ramos, Bill Gates dijo que su dinero ha sido estupendo para las comodidades de su familia y la educación de sus hijos, pero que “no tendría sentido gastarlo todo comiendo hamburguesas”, por eso, ha decidido, al igual que Rockefeller en su momento, regalarlo a la caridad y ayudar, sobre todo, a las familias pobres del áfrica subsahariana. Ha regalado hasta la fecha unos 50.000 millones de dólares.

Lo mismo Warren Buffett, un señor con clase pero también bastante sencillo y, sobre todo, una persona agradable y tratable, de acuerdo con lo que dicen aquellos que lo conocen personalmente. Aquí podemos ver un video de él mostrando su oficina personal, la cual, para ser la oficina del tercer hombre más rico del planeta Tierra, es algo relativamente comedido:

Y como broche de oro a los ejemplos de multimillonarios ejemplares (hay mucho más que te invitamos a indagar en nuestra sección de Grandes Magnates de la Historia y la de Mujeres Poderosas) está Richard Branson, fundador del Grupo Virgin, un holding que controla más de 400 empresas.

Branson es un claro ejemplo de “millonario cool”, que respeta plenamente a las personas, a sus trabajadores, que actualmente dedica casi la totalidad de su tiempo a acciones benéficas y sociales. Todo un ejemplo a seguir.

Ser rico es una circunstancia de la vida que, si bien no elude del todo a la personalidad, no la implica en su totalidad, por lo que si bien es cierto que se podría hablar de una “actitud millonaria”, nuestra personalidad también tiene elementos que no definen el estatus social o el tamaño de la cuenta bancaria.
Foto de cabecera: vía Pixabay.
Con información de: Acción Preferente | La Estrella | El País | Quora.

¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Categories:
  [7] Mentalidad, Inspiración y Motivación, [9] Entretenimiento útil, [Colección] Grandes Magnates de la Historia

Si te gustó, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 000
Nelson Peralta
About

 Nelson Peralta

  (87 articles)

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.