Diferencias entre Design Thinking, Lean Startup, Design Sprint, Agile, Scrum, Kanban... | Tentulogo

Diferencias entre Design Thinking, Lean Startup, Design Sprint, Agile, Scrum, Kanban…

Fabiana RussoBy Fabiana Russo 3 semanas ago
Home  /  [2] Consejos para emprendedores  /  Diferencias entre Design Thinking, Lean Startup, Design Sprint, Agile, Scrum, Kanban…
Si estás familiarizado con las metodologías ágiles o has llegado a escuchar sobre alguno de estos temas, seguramente te habrás preguntado en qué se diferencian cada uno y quizás te habrás enredado un montón, créenos, hemos estado allí. Muchas veces puede resultar confuso porque todas estas metodologías coinciden en varios aspectos, sin embargo, con este artículo te ayudaremos a entender un poco más para qué se utilizan y en qué se diferencia cada proceso.

En caso de que quieras saber más a fondo sobre cualquiera de ellas, te invitamos a leer los artículos donde describimos con detalle de qué se trata cada una:

Para efectos prácticos, hemos decidido dividir cada metodología o filosofía de la siguiente forma:

Metodologías enfocadas en generar innovación:

  • Design Sprint
  • Design Thinking

Metodologías enfocadas en testear conceptos con clientes, mercados (con MVP y otros):

  • Lean Startup
  • Design Sprint

Metodologías para proyectos de desarrollo:

  • Agile
  • Scrum
  • Kanban

Design Thinking

Etapas del Design Thinking

Pasos del Design Thinking | Foto: vía Wikimedia Commons.

Esta es una filosofía que está centrada en las personas y en cómo solucionar problemas complejos de las mismas, muchas veces entendiendo su cultura y contexto. En este proceso se trata de comprender a fondo las cualidades de los clientes, saber qué es lo que quieren, lo que necesitan, cómo se comportan, cómo interactúan con el producto/servicio, etc., y todo esto de la forma más creativa posible, por lo que la mayoría del tiempo está enfocada en la innovación. Busca un balance entre la deseabilidad, la necesidad de los seres humanos y la viabilidad técnica y económica.

Por lo general, este es el proceso que ocurre antes de desarrollar un modelo de negocio y, como el resto de las metodologías, es iterativo, esto quiere decir que constantemente la empresa está repitiendo el proceso para analizar los resultados e incorporar nuevas ideas. De esta manera se pretende elaborar estrategias con base en las complejas necesidades y características del cliente.

No tiene un esquema de trabajo definido e incluso puede llevarse a cabo sin orden específico, pero suele desarrollarse en los siguientes pasos: empatizar con el cliente, definir sus necesidades y problemas, idear soluciones creativas e innovadoras, crear prototipos y probarlos.

Resumimos sus características de la siguiente forma:

  • Es una filosofía.
  • Se enfoca en la identificación y solución creativa e innovadora de problemas de los clientes.
  • Su piedra angular es el estudio profundo de las personas y sus necesidades, cómo resolver sus problemas.
  • Es iterativo.

Design Sprint

Design Sprint

Sesión de Sprint en el Wikimedia Hackaton 2017 | Foto: vía Wikimedia Commons

A diferencia del Design Thinking, el Design Sprint está más enfocado en cómo se construye un producto. En este caso, la metodología sí se lleva a cabo bajo un esquema y un límite de tiempo, generalmente 5 días. En ellos, el proceso se resume de la siguiente forma: mapear el problema escogiendo el aspecto en el que se enfocará el equipo; dibujar en papel las soluciones competentes; tomar decisiones con respecto a las soluciones planteadas, esto para elaborar hipótesis que puedan ser probadas; construir el prototipo que refleje todo lo plasmado en la hipótesis y, finalmente, testear el prototipo final con los clientes. Dado el corto tiempo en el que se desarrolla esta metodología, únicamente se enfoca en buscar solución a una parte del problema.

Uno de los aspectos que diferencian al Design Sprint del Design Thinking (con el que se suele comparar mucho) es que, en el primero, es necesario conformar un grupo específico de personas para trabajar los 5 días, en cambio, en el Design Thinking la colaboración proviene de diferentes empleados de la empresa y trasciende toda jerarquía.

En el Design Sprint se utilizan también algunas herramientas del Design Thinking, sobre todo en la elaboración de ideas posteriores al análisis del cliente y comulga con el fin de generar innovación. Muchos han considerado esta metodología una mezcla entre Design Thinking y Agile.

Resumimos sus características de la siguiente forma:

  • Metodología con un límite de tiempo, generalmente 5 días.
  • Altamente productiva dada la anterior característica.
  • Enfocada en generar innovación y testear prototipos.
  • Se trabaja con un equipo pequeño de personas.
  • Se enfoca en la construcción conjunta de productos.

Lean Startup

Lean Startup Startup Weekend de Zurich

Lienzo de modelo de negocio en el Startup Weekend de Zurich | Foto: Jürg Stuker vía Flickr

En el caso de Lean Startup, la metodología está mucho más enfocada en el desarrollo del cliente, el mercado, un modelo de negocio y la obtención de un aprendizaje validado. Se empieza elaborando lo que se conoce como “canva” o “lienzo” donde se plasman las suposiciones que tienen los emprendedores del problema y se elaboran hipótesis para resolverlo, éstas intentan validarse a través de la creación de Productos Mínimos Viables (MVP).

A pesar de que el proceso no se encuentra limitado a una cantidad de tiempo en específico, sí se ejecuta bajo los pasos de crear el producto, medir la respuesta de los clientes y aprender de los resultados para saber si se continúa con el proyecto ajustándose al mercado o si se pivota. Todo este proceso es iterativo y se estará repitiendo hasta que se tenga el producto que funcione muy bien con los clientes o hasta que ya no sea viable continuar con él.

Es importante acotar que en esta metodología, el emprendedor ya tiene un poco más claro el problema al que se está enfrentando, por lo que se podría decir que es un proceso post Design Thinking. Además, analiza tanto aspectos cualitativos (necesidades de los clientes), como cuantitativos (para medir los resultados del MVP).

Resumimos sus características de la siguiente forma:

  • Se enfoca en probar hipótesis con clientes ajustándose a las necesidades reales de mercado.
  • Se crean lienzos.
  • El objetivo es crear, medir y aprender para avanzar con el producto/servicio o pivotar.
  • Se trabaja en función de lo que se quiere aprender de los usuarios.
  • Se utiliza un mínimo de recursos para elaborar el MVP.
  • Es un proceso iterativo.

Agile

Ésta es como la “madre” de las metodologías para proyectos de desarrollo, de hecho, es de ella de donde se desprenden otros procesos como Scrum o Kanban y más que una metodología puede considerarse una filosofía, puesto que sus valores están basados en lo que se conoce como “Agile Manifesto“. Su nombre resume en parte el objetivo de esta metodología: agilizar. Agilizar toma de decisiones, el trabajo y el desarrollo de software teniendo en cuenta el contexto en todo momento, por lo que no importa en cuál etapa del proceso estés, no habrá problema si ocurren cambios porque la metodología ya contempla mecanismos para adaptarse rápidamente. Cabe destacar que esto no significa hacer las cosas con velocidad, sino optimizar procesos para aumentar la calidad final del producto.

En Ágile se trabaja por medio de equipos multidisciplinarios y auto-organizados, donde se comparten la toma de decisiones, esto busca generar más valor al producto/servicio. Su diferencia más grande con las demás metodologías es que no necesariamente se debe tener un objetivo final, ya que el proceso está pensado para avanzar de acuerdo a las necesidades del cliente y de la empresa.

Resumimos sus características de la siguiente forma:

  • Evoluciona y se adapta al contexto.
  • Filosofía para proyectos de desarrollo.
  • Aportan valor a los clientes porque se adaptan rápido a los cambios. Aprovecha el cambio para proporcionar ventaja competitiva.
  • Avanzan gradualmente en ciclos cortos.

Scrum

Proceso de la metodología Scrum

Proceso del Scrum | Foto: vía Wikimedia Commons.

Es un framework o marco de trabajo en el que se busca el desarrollo incremental en vez de la completa planificación y diseño de un producto. Cuando se aplica este framework se asignan roles como el Scrum Master, que es el encargado de dirigir y gestionar el proyecto; el Product Owner, que es el representante de los clientes o los interesados en el producto, servicio o empresa; y el Team, que es multifuncional y se encarga de llevar a cabo todo el proceso de desarrollo.

Se trabaja a través de ciclos denominados “sprint” que suelen tener una duración acordada por el equipo (generalmente menos de 4 semanas) donde se crean los productos o servicios de acuerdo con las prioridades señaladas en los requisitos del Product Owner, por lo que las entregas del producto se hacen parcial y regularmente, es decir, que una vez que culmina el sprint, se devuelven las tareas no terminadas y se vuelven a seleccionar las prioridades del producto de acuerdo con la nueva lista de requisitos del Product Owner; esta selección de prioridades de los requisitos es el “pull” (ver abajo). Estos equipos de trabajo son auto-organizados y a diario llevan a cabo una reunión de 15 minutos donde se discuten los avances del proyecto. Algunas de estas características, como el “master” o los períodos y ciclos, son compartidas por la metodología de Design Sprint.

  • DATO: El sistema pull (halar), es aquel que se centra en desarrollar sólo los elementos que serán entregados al cliente, es decir, se trabaja de acuerdo con la demanda y no se sobre-produce. Este sistema suele ser utilizado en procesos de desarrollo cortos y flexibles enfocados en innovación.

Todo este proceso se puede gestionar de diferentes formas: desde pegar notas de colores “post-it” en una pared o pizarra, hasta con paquetes de softwares. En el primer caso, se suelen colocar tres columnas: trabajo pendiente, trabajo en proceso y hecho. Esta es una característica importada de la metodología Kanban.

Resumimos sus características de la siguiente forma:

  • Metodología ágile que permite a equipos de desarrollo trabajar por entregas (sprints) para mantener el enfoque y optimizar el proceso de ejecución.
  • Se asignan roles y se trabaja en tiempo y velocidad acordada.
  • Es iterativo, pero no pueden hacerse cambios en medio de una iteración.
  • Trabaja de acuerdo con las peticiones o requisitos del cliente (principal enfoque), por lo que mitiga los riesgos y se adapta a las circunstancias.
  • Una vez culmina el sprint todos los elementos de la pizarra se retiran.
  • Al ser un proceso de respuesta rápida y altamente productivo, se utiliza cuando se están alargando las entregas de un producto, cuando la calidad no es suficiente, cuando se necesita reaccionar ante la competencia, etc.

Kanban

Tablero de Kanban

Tablero simple de la metodología Kanban | Foto: vía Wikipedia.

Es un sistema de tarjetas que hace énfasis en la entrega “Just in Time” (Justo a Tiempo), metodología adoptada por Toyota para reducir costos. En este caso, se busca informar a los equipos sobre los procesos que se están ejecutando en la empresa y optimizar su flujo de trabajo. Por desarrollarse bajo los principios de la Metodología Ágil, Kanban contempla grandes similitudes con Scrum (como los equipos auto-organizados), sin embargo, la principal diferencia es que es un proceso continuo, es decir, no se divide en sprints. Además, asignar roles es opcional, no se fijan ningún tipo de reuniones y los equipos tienen la alternativa de ser especializados y no multifuncionales.

Al igual que Scrum, se suele visualizar en columnas de trabajo pendiente, trabajo en proceso y hecho, con la diferencia que los elementos de la misma nunca se borran, sino que persisten, además que son modificables. El pull de Kanban se ejecuta sólo cuando una tarjeta de una columna ha sido completada, por ejemplo, si tenemos varias tareas en proceso, sólo podremos añadir más a esta columna cuando terminemos de realizarlas.

Resumimos sus características de la siguiente forma:

  • Regula y busca optimizar el flujo de trabajo.
  • No es un proceso tan iterativo como los demás, es continuo.
  • Se pueden admitir cambios durante su ejecución.
  • Se utiliza para evitar cuellos de botella.
  • Utiliza un cuadro o diagrama compuesto por tres columnas de tareas a realizar: pendientes, en proceso y terminadas.

Como puedes ver, muchas de estas metodologías, filosofías, y marcos de trabajo tienen similitudes entre ellos porque casi todos están centrados en reducir el tiempo y los recursos empleados para desarrollar un producto o servicio aprendiendo de esta experiencia, por lo que la productividad es la clave. Su diferencia recae en cómo se ejecuta esta optimización, hacia quien está orientado el proceso (cliente, producto, etc.), y los diferentes elementos que incorpora en el desarrollo.

Esto no quiere decir que sean excluyentes, es decir, muchas empresas y startups van probando con varios de estos métodos y terminan incorporando elementos de varios de ellos hasta formar su propia metodología, una adaptable a la compañía y a su equipo. El coach de innovación Geert Claes indica en su blog que: “Probablemente tenga más sentido ver al Design Thinking, Lean, Design Sprint y Agile como un conjunto de herramientas y técnicas en la caja de herramientas de uno, en lugar de discutir una sobre la otra, porque todas pueden agregar valor en algún lugar del espectro de la innovación.

Para ser más práctico, Claes ha realizado un plano donde ilustra las metodologías de Design Thinking, Lean Startup, Design Sprint y Agile (Scrum) y las clasifica en dos ejes: el vertical, donde las coloca dependiendo de si exploran los problemas y plantean soluciones o si se mejora una solución constantemente para llevarla al mercado; y el horizontal, que los clasifica de acuerdo a la madurez del modelo de negocio, es decir, si no plantean ningún modelo de negocio, o si el que tienen está validado o no.

Diferencias entre Lean Startup Design Thinking Design Sprint y Agile

El espectro de innovación de Geert Claes | Gif: vía Medium

Como resultado tendríamos entonces que el Design Thinking, se encuentra ubicado entre las metodologías que no contemplan un modelo de negocio y que se centra en analizar un problema y buscar sus soluciones; el Lean Startup, sí incorpora un modelo de negocio no validado y experimenta con las tres fases (problema-solución-mercado) haciendo énfasis en la constante prueba de soluciones; por su parte, el Design Sprint está ubicado dentro del círculo de Lean Startup, con la diferencia de que el ciclo es mucho más corto y, finalmente, la Metodología Ágil (Scrum) ya incorpora un modelo de negocio validado y se centra más en iterar rápidamente con soluciones aplicadas directamente en el mercado, es decir, no se idea ni se analizan los problemas porque responde directamente a las necesidades del cliente que ya conoce.

Sabemos que con todas estas explicaciones aún puede existir confusión entre cada metodología porque muchas suelen solaparse, pero esperamos haberte aclarado un poco más el asunto y te invitamos a que incorpores alguna o varias de las metodologías mencionadas para que tú mismo puedas tener una idea de lo que mejor le funciona a tu empresa. ¿Ya has probado alguna? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.
Referencias:
Imagen de cabecera: vía Pexels.
Con información de: Google Ventures | Platzi | Hackity | Geert Claes | Wikipedia | YouTube | Blog Cristina Ramos Vega | Infaimon.

¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Category:
  [2] Consejos para emprendedores

Si te gustó, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 000
Fabiana Russo
About

 Fabiana Russo

  (22 articles)

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.