[Biografía] Los Koch, la familia más rica y poderosa de los Estados Unidos | Tentulogo

[Biografía] Los Koch, la familia más rica y poderosa de los Estados Unidos

Nelson PeraltaBy Nelson Peralta 2 años ago
Home  /  [Colección] Grandes Magnates de la Historia  /  [Biografía] Los Koch, la familia más rica y poderosa de los Estados Unidos
La enormidad de la fortuna Koch no es ningún misterio. Cada uno de los hermanos Charles y David tiene fortunas que valen más de 40.000 millones. La influencia electoral de los hermanos Koch está igualmente bien documentada. Su red político-empresarial ha ayudado a financiar el Tea Party y al Partido Republicano de hoy. Conoce a esta rica familia estadounidense leyendo más abajo.

Koch Industries tiene su sede en un edificio achaparrado de vidrio ahumado que se eleva sobre la pradera en las afueras de Wichita, Kansas. El edificio es literal y figurativamente una caja negra. El Holding tiene una cifra financiera de primera línea: 115 mil millones en ingresos anuales, según los cálculos de Forbes. De acuerdo con esa métrica, es más grande que IBM, Honda o Hewlett-Packard y es la segunda compañía privada más grande de Estados Unidos después del coloso agroalimentario Cargill.

Sede de Koch Industries en Wichita, Kansas

La compañía controla al menos cuatro refinerías de petróleo, seis plantas de etanol, una planta de energía a gas natural y 4.000 millas de tuberías.

A menudo se dice que los hermanos Koch están en el negocio del petróleo. Eso es cierto en parte, pero Koch Industries no es un gran productor de petróleo. En cambio, la compañía se ha entretejido en cada rincón de una vasta red industrial que transforma combustibles fósiles crudos en bienes utilizables. Las empresas propiedad de la familia Koch comercian, transportan, refinan y procesan combustibles fósiles, moviéndolos por todo el mundo.

La compañía controla al menos cuatro refinerías de petróleo, seis plantas de etanol, una planta de energía a gas natural y 4.000 millas de tuberías. Hasta hace poco, Koch refinaba aproximadamente el 5% del petróleo quemado en América y produce miles de millones de libras de petroquímicos, que a su vez se convierten en la materia prima para otros negocios de Koch. En un viaje a través de las Industrias Koch, lo que ingresa como un barril de West Texas Intermediate puede salir como una alfombra Stainmaster.

El ansia de crecimiento de Koch es insaciable: desde 1960, el valor de Koch Industries ha crecido 4.200 veces su valor original, superando el índice de Standard & Poor’s en casi 30 veces. En promedio, Koch proyecta duplicar sus ingresos cada seis años. Es ahora un jugador clave en el auge del fracking que está haciendo que Estados Unidos deje de depender de países como Arabia Saudita.

En 2012, una filial de Koch abrió un oleoducto capaz de transportar 250.000 barriles por día de crudo fracturado desde el sur de Texas a Corpus Christi, donde la compañía posee una refinería, y ha anunciado planes para expandir aún más sus operaciones de oleoductos en Texas.

La refinería Pine Bend de la compañía, cerca de St. Paul, Minnesota, procesa casi una cuarta parte del bitumen canadiense exportado a los Estados Unidos, lo que a su vez ha creado para Koch Industries una lucrativa actividad complementaria. Una de las subsidiarias de la firma, Koch Carbon, está expandiendo sus operaciones de terminales en Chicago para recibir hasta 11 millones de toneladas de petcoke para la exportación global.

En los últimos doce años, la compañía ha adquirido contratos de arrendamiento discretos para 1.1 millones de acres de campos petrolíferos en Alberta (Canadá), un área más grande que Rhode Island. Según algunas estimaciones, las tenencias directas de Koch casi duplican las de ExxonMobil y casi triplican las de Shell.

Una familia siempre rica

Charles Koch, el CEO de 78 años y presidente de la junta directiva de Koch Industries, es indiscutiblemente un sabio de los negocios. Pero todo el imperio se remonta a principios del siglo XX, cuando el padre de Charles ingresó por primera vez al negocio del petróleo. Se llamaba Fred C. Koch y nació en 1900 en Quanah, Texas, un pedazo de pradera al otro lado del río Rojo. Fred era el segundo hijo de Hotze “Harry” Koch, un inmigrante holandés que tuvo un modesto negocio de periódicos en medio de la polvorienta pobreza de Quanah. La leyenda familiar cuenta que Fred Koch surgió de la nada y fundó un imperio. Pero la realidad es que Fred no era un simple chico de campo, y su padre no era solo un editor de una pequeña ciudad. Harry Koch también fue un barón ferroviario local que usó su periódico para promocionar a los ferrocarriles de Quanah, Acme y Pacific. Harry incluso intentó construir una línea de ferrocarril a través de Texas hacia la ciudad de El Paso. Esperaba convertir a Quanah en el centro ferroviario más importante del noroeste de Texas y una ciudad metropolitana de primer rango. Puede que no haya cumplido esas ambiciones, pero Harry logró hacer una fortuna nada desdeñable.

Foto: Fred Koch | vía fmkfoundation.

Harry no fue solo el trampolín financiero para la dinastía Koch, sino su fuente de política conservadora. Harry editorializó contra el dinero fiduciario y criticó a la Seguridad Social. En las profundidades de la Depresión de 1929, exigió que los funcionarios electos en Washington dejaran de intentar arreglar la economía: “Los negocios“, escribió, “siempre han encontrado la forma de superar las recesiones“.

En palabras de la compañía, el joven Fred era un innovador cuyas invenciones ayudaron a revolucionar la industria petrolera. Pero hay mucho más en esta historia. En sus comienzos, el refinado de petróleo era una práctica sucia y derrochadora. Pero alrededor de 1920, Universal Oil Products introdujo una forma limpia y muy rentable de “crackear” el crudo pesado, descomponiéndolo bajo el calor y la fuerte presión para aumentar el rendimiento de la gasolina. En 1925, Fred, que obtuvo una licenciatura en ingeniería química del MIT, se asoció con un antiguo ingeniero de Universal llamado Lewis Winkler y diseñó su propio aparato de craqueo. Confiando en las conexiones familiares, Fred pronto consiguió su primer cliente: una refinería de Oklahoma propiedad de su tío materno L.B. Simmons. En un instante, Winkler-Koch Engineering Co. tenía contratos para instalar sus equipos de craqueo en todo el territorio.

Foto: Mary Koch | vía fmkfoundation.

Fue un negocio en auge hasta que Universal demandó a WinklerKoch en 1929 por robar su propiedad intelectual. Con su negocio doméstico atado en la corte, Fred comenzó a buscar socios en el extranjero y pronto se vio haciendo negocios en la Unión Soviética, donde el líder Joseph Stalin acababa de lanzar su primer plan quinquenal. Stalin buscó financiar la industrialización de su país mediante la venta de petróleo en el lucrativo mercado de exportación europeo. Pero las reservas de la Unión Soviética eran notoriamente difíciles de refinar. La URSS necesitaba tecnología de craqueo, y la Dirección de Petróleo del Consejo Supremo de la Economía Nacional vio la solución en Winkler-Koch, principalmente porque los competidores de la industria petrolera de Koch eran reacios a hacer negocios con los comunistas totalitarios.

Entre 1929 y 1931, Winkler-Koch construyó 15 unidades de craqueo para los soviéticos. Aunque el mal de Stalin no era ningún secreto, no fue hasta que Fred visitó la Unión Soviética, que estas relaciones parecieron afectar su conciencia. “Fui a la URSS en 1930 y encontré una tierra de hambre, miseria y terror“, escribiría más tarde. Aun así, aceptó darles a los soviéticos los conocimientos técnicos de ingeniería que necesitarían para seguir construyendo más.

De vuelta a casa, Fred estaba ocupado construyendo una vida de esplendor baronial. Conoció a su esposa, Mary, la hija educada en Wellesley de un cirujano de Kansas City, en un campo de polo y luego compró 160 acres frente al Wichita Country Club, donde construyeron una mansión Tudorstyle en la que terminaron estableciéndose como familia. Tuvieron 4 hijos, todos varones: Frederick llegó en 1933, seguido por Charles en 1935 y los gemelos David y Bill en 1940.

Foto: Fred, Mary y sus 4 hijos adolescentes | vía gossipextra.

A la larga no fue una familia del todo feliz. “Mi madre le tenía miedo a mi padre“, dijo Bill, al igual que le tenían miedo los 4 chicos, especialmente el primogénito Frederick, un niño artista con talento para el teatro. “Mi padre quería convertir a todos sus muchachos en hombres, y Freddie no concordaba con ese régimen“, recordó Charles. Frederick fue enviado a un internado y desapareció.

Con Frederick fuera, Charles forjó una profunda alianza con David, el más atlético y asertivo de los jóvenes gemelos. “Estaba más cerca de David porque era mejor en todo“, dijo Charles.

Foto: David y Bill | vía constantinereport.

La batalla legal de Fred Koch con Universal se prolongaría durante casi un cuarto de siglo. En 1934, un tribunal inferior dictaminó que Winkler-Koch había infringido la tecnología de Universal. Pero ese juicio quedaría vacante, después de que salió en 1943 que Universal había comprado a uno de los jueces que manejaba la apelación. Un año más tarde, el Tribunal Supremo decidió que Fred Cracker, en virtud de pequeñas diferencias técnicas, no violaba la patente Universal. Fred impugnó argumentos antimonopolio en su contra, argumentando que Universal había manejado las patentes anticompetitivamente. Él ganaría un acuerdo de 1.5 millones en 1952.

Por esa época, Fred había construido un imperio petrolero nacional bajo una nueva compañía que eventualmente se llamó Rock Island Oil & Refining, transportando crudo desde cabezas de pozo a refinerías por camión o por tubería. En aquellos años posteriores, Fred también se convirtió en un gran benefactor y miembro de la junta de la John Birch Society, una organización anticomunista fundada en 1958 por el magnate de los dulces, Robert Welch.

Al igual que su padre, Charles Koch asistió al MIT. Después de graduarse en 1959 con dos maestrías en ingeniería, su padre emitió un ultimátum: “Regrese a Wichita o le venderé el negocio“. Así que Charles regresó a casa, se sumergió en el mundo de su padre y no simplemente se unió a la Sociedad John Birch, sino que abrió una librería Bircher.

Foto: Rock Island Oil & Refining | vía simmonsfirm.

Los Bircher tenían grandes esperanzas para el joven Charles. Pero éste ya estaba cayendo bajo el dominio de una personalidad de radio carismática llamada Robert LeFevre, fundador de Freedom School, un campo de entrenamiento libertario en las estribaciones sobre Colorado Springs, Colorado. LeFevre predicó una forma de capitalismo anárquico en el cual el individuo debería ser liberado de casi todo el poder del gobierno. Charles pronto tuvo que hacer una elección. Mientras los Bircher apoyaban la Guerra de Vietnam, su nuevo gurú era un pacifista que equiparaba el militarismo con el poder estatal fuera de control. La marcada influencia de LeFevre en el pensamiento de Koch se cristalizó en un manifiesto que Charles escribió para el Libertarian Review en la década de 1970 titulado “The Business Community: Resisting Regulation”. Charles establece los principios que rigen el movimiento Tea Party de hoy. Refiriéndose a la regulación como “totalitaria”, Charles, de 41 años, afirmó que los líderes empresariales habían sido “engañados” por la noción de que la regulación es “de interés público”. Abogó por la “menor obediencia posible” a la regulación e imploró: “No coopere voluntariamente, en su lugar, resista cada vez y en la medida que lo permita legalmente en nombre de la justicia“.

En 1967 la compañía compraba y vendía unos 80 millones de barriles de petróleo al año y operaba 3.000 millas de oleoductos.

Después de que su padre murió en 1967, Charles, ahora al mando de la empresa familiar, la renombró Koch Industries. Se había convertido en una de las 10 firmas privadas más grandes del país, comprando y vendiendo unos 80 millones de barriles de petróleo al año y operando 3.000 millas de oleoductos. Esquiador de diamante negro y kayakista de aguas bravas, Charles manejaba el negocio con una agresividad de adicto a la adrenalina. La compañía construiría gasoductos en campos petrolíferos prometedores sin un contrato por parte de los productores y estacionaría camiones cisterna junto a los pozos de las avenidas, a la espera de que fluyan las primeras gotas de crudo.

Casi desde el principio, la toma de riesgos de Koch Industries pasó a la imprudencia. El embargo petrolero de la OPEP golpeó duramente a la compañía. Koch había llegado a un acuerdo que le daba el derecho de comprar una gran parte del crudo de exportación de Qatar. En ese momento, Koch era dueño de cinco superpetroleros y había fletado muchos otros. Cuando llegó el embargo, Koch tenía más de medio billón de dólares en exposición a los buques tanque y no podía entregar el petróleo de la OPEP al mercado de los EE.UU., creando grandes pérdidas. La administración de Ford en el verano de 1974 obligó a Koch a pagar más de 20 millones de dólares en reembolsos y futuras reducciones de precios.

Foto: vía patrickjdwyer.

A fines de la década de 1970, el gobierno federal parceló tramos de exploración, utilizando una lotería en la que cualquiera podía obtener un contrato de arrendamiento de 10 años a tan solo 1 dólar por acre, un juego de azar que daba a los exploradores la misma oportunidad que a los grandes jugadores. A Koch no le gustaban estas probabilidades, por lo que reclutó decenas de candidatos para hacer una oferta en su nombre. En caso de que ganaran la lotería, entregarían sus contratos de arrendamiento a la empresa. Esto fue un fraude colosal y, en 1980, Koch Industries se declaró culpable de cinco delitos graves en un tribunal federal, incluida la conspiración para cometer fraude.

El mercantilismo de los Koch

Con republicanos y demócratas unidos en la regulación del negocio petrolero, Charles se había unido al Partido Libertario, inyectándole fondos además para transformarlo en un tercero viable. A lo largo de los años, gastó millones apuntalando una liga de grupos de expertos afiliados y grupos de fachada: una red de libertarios que llegó a conocerse como el “Kochtopus”.

Foto:
Flujo de dinero entre una red de organizaciones sin fines de lucro políticamente activas en 2012 | vía Wikipedia.

Charles incluso convenció a su hermano David de presentarse como el candidato a la vicepresidencia del Partido Libertario en 1980, una hábil maniobra que le permitió a David derrochar dinero ilimitado en sus propios intereses políticos. La plataforma de 1980 financiada por Koch estaba claramente en el interés propio de los hermanos: reducir las agencias reguladoras federales, ofrecer un 50% de exención impositiva a los mayores ingresos, poner fin al “cruel e injusto” impuesto al patrimonio y abolir un impuesto de “ganancias extraordinarias” de 16.000 millones de dólares en la industria petrolera.

El estilo de gestión de Charles y su enamoramiento con la política de derecha estaban poniendo en peligro su control sobre la compañía. Bill creía que el gasto político de sus hermanos era malo para los negocios. A finales de 1980, con el respaldo de Frederick, Bill lanzó una batalla infructuosa por el control de Koch Industries, con el objetivo de hacer pública (capital abierto) la empresa. Tres años después, Charles y David compraron a sus otros dos hermanos su participación en la emprsa por 1.100 millones. Pero la velocidad con la que Koch Industries pagó la deuda de compra dejó a Bill convencido, pero nunca completamente capaz de probar, que había sido defraudado. Pasaría los siguientes 18 años demandando a sus hermanos, llamándolos “los mayores ladrones de la industria petrolera“.

Foto: Charles Koch | vía usatoday.

El interés personal continuó definiendo las aventuras de Koch Industries en las políticas públicas. A principios de la década de 1990, en una iniciativa de alto perfil de la administración Clinton, la Casa Blanca estaba presionando por un impuesto sobre los combustibles. Conocido como el BTU, fue el primer intento del gobierno federal de luchar contra los daños al clima. Richard Fink, jefe del Sector Público de la compañía Koch y genio detrás del imperio político de los hermanos, confesó a The Wichita Eagle en 1994 que Koch no podía competir si tenía que pagar por el daño que causó al medio ambiente: “Nuestra creencia es que el impuesto, con el tiempo, puede destruir nuestro negocio“. Pero el impuesto no prosperó.

A pesar de las operaciones políticas y de relaciones públicas cada vez más sofisticadas de la compañía, la filosofía anti-reguladora de Charles estaba a punto de afectar a Koch Industries en forma de sanciones financieras civiles y penales récord impuestas por la Agencia de Protección Ambiental.

Foto: David Koch | vía topceos.

Los escándalos que causaron millones de multas, juicios y sanciones a la empresa provocaron un cambio en la actitud de resistencia reguladora de Charles. En su libro de 2007, “The Science of Success”, reconoce a regañadientes la imprudencia de su compañía. “Si bien las empresas estaban cada vez más reguladas“, reflexiona, “seguíamos pensando y actuando como si viviéramos en una economía de mercado pura. La realidad era muy diferente“.

Charles ha comprometido a Koch Industries a obedecer las regulaciones federales. “Incluso cuando nos enfrentamos con leyes que creemos que son contraproducentes“, escribe, “primero debemos cumplir“. Al subrayar cuán fuera de los límites Koch se había aventurado en su cultura corporativa, Charles admite que “requería una empresa monumental para integrar el cumplimiento en todos los aspectos de la empresa“. En 2000, Koch Petroleum Group firmó un acuerdo con la EPA y el Departamento de Justicia para gasta 80 millones de dólares en tres refinerías para ponerlos en conformidad con la Ley de Aire Limpio. Después de golpear a Koch con una multa de 4.5 millones, la EPA otorgó a la compañía un “borrón y cuenta nueva” por ciertas violaciones pasadas.

Foto: Frederick Koch | vía nypost.

Koch ha ganado premios por la seguridad y excelencia medioambiental. También ha desmantelado su negocio de oleoductos. Pero incluso cuando el cumplimiento comenzó a mejorar entre sus operaciones industriales, la empresa expandió agresivamente sus actividades comerciales en la frontera del salvaje oeste a punta de instrumentos financieros riesgosos. En 2000, una Ley había eximido a muchos de estos productos de la reglamentación, y Koch Industries se encontraba entre los principales actores beneficiados. Koch se unió a Enron, BP, Mobil y J. Aron, una división de Goldman Sachs, entonces dirigida por Lloyd Blankfein, en una colaboración llamada Energy Group. Esta alianza corporativa luchó para que el gobierno federal dejara de vigilar a los derivados del petróleo y el gas.

Koch se había especializado desde hacía mucho tiempo en operaciones “extrabursátiles” o de venta libre: contratos privados no regulados no divulgados en ningún intercambio centralizado. En su propia carta a la CFTC, Koch se identificó como “un participante importante en el mercado de derivados OTC” y agregó que la compañía no solo ofrecía “herramientas de gestión de riesgos para sus clientes” sino que también las comercializaba “por su propia cuenta“. Haciendo hincapié en lo que se conocería como Enron Loophole, Koch argumentó que el deseo de cualquier gran empresa de “mantener una buena reputación” evitaría “abusos generalizados en el mercado de derivados OTC“. Enron Loophole se convirtió en ley en diciembre de 2000, impulsada por el senador de, Phil Gramm, lo que le dio al Energy Group exactamente lo que quería.

Foto: Bill Koch | vía huffingtonpost.

El comercio, que durante mucho tiempo había sido periférico para los negocios principales de la compañía, pronto se convirtió en el centro de atención. En 2002, la compañía lanzó una subsidiaria, Koch Supply & Trading. KS&T tuvo un comienzo difícil. Pero los comerciantes de Koch se ajustaron rápidamente a la realidad de los mercados energéticos. Al renovar su estrategia, Koch Industries pronto comenzó a presumir de ganancias récord. De 2003 a 2012, los volúmenes de operaciones de KS&T explotaron: Hubo un aumento del 450%. En 2009, KS&T se ubicó entre los cinco principales operadores de petróleo del mundo, y en 2011, la compañía se autodenominó como “uno de los operadores cuantitativos líderes“.

Desde que Koch Industries se expandió agresivamente hacia las altas finanzas, el valor neto de cada hermano también se ha disparado: de aproximadamente 4.000 millones en 2002 a casi 50.000 millones en la actualidad. En ese período, la compañía se embarcó en una ola de compras corporativas que la ha llevado mucho más allá del petróleo. En 2005, compró Georgia Pacific por 21.000 millones, dándole a la compañía un control familiar y expansivo de la red industrial que transforma el pino del sur en bienes de consumo, desde madera contrachapada vendida en Home Depot hasta productos de marca como Dixie Cups y papel higiénico Angel Soft. En 2013, Koch saltó a la alta tecnología con la adquisición de 7.000 millones de Molex, un fabricante de más de 100.000 componentes electrónicos y un proveedor líder de fabricantes de teléfonos inteligentes, incluido Apple.

Embed from Getty Images

Koch Supply & Trading hace dinero tanto a través de intercambios físicos que mueven el petróleo y las materias primas por los océanos como en transacciones “en papel” que no implican nada más que apuestas de alto riesgo y efectivo. Koch fue pionera en la venta a fondos de cobertura, “swaps de volatilidad”, en los que el precio real del crudo es irrelevante y lo que importa es solo la magnitud de las fluctuaciones diarias de los precios.

Al igual que un casino que apuesta a su propia mesa de dados, Koch se involucra en el “trading propietario”, especulando sobre el resultado final de la compañía. “Somos como un fondo de cobertura y un distribuidor al mismo tiempo“, dijo Ilia Bouchouev, directora de comercialización de derivados de Koch en 2004. “Podemos hacer mercados y especular“. Los muchos tentáculos de la empresa en el negocio del petróleo físico le dan a Koch una rica visión de las condiciones del mercado y las interrupciones que pueden provocar sus apuestas especulativas. Cuando los precios del petróleo subieron a niveles récord en 2008, Koch fue un jugador importante en los mercados especulativos, según documentos filtrados por el senador de Vermont, Bernie Sanders, con volúmenes de comercialización que rivalizaban con los gigantes de Wall Street como Citibank. Koch montó un frenesí impulsado por los comerciantes, separado de la oferta y la demanda reales, que impulsó los precios a más de 147 dólares por barril en julio de 2008, lo que golpeó a una economía mundial a punto de entrar en una caída libre.

Embed from Getty Images

Cuando la economía mundial colapsó en 2008, también lo hicieron los precios del petróleo. Para diciembre, el crudo se cotizaba a más de 100 dólares por barril más que meses antes, cuando estaba por alrededor de los 30 dólares. Al mismo tiempo, los comerciantes de petróleo anticiparon que los precios eventualmente rebotarían. Los contratos de futuros para la entrega de petróleo en diciembre de 2009 se cotizaron en cambio a casi 55 dólares por barril. Cuando la entrega futura es más valiosa que el inventario actual, se dice que el mercado está “en contagio”. Koch explotó este mercado hasta el fondo. La compañía alquiló nueve superpetroleros, los llenó con crudo a precios reducidos y los estacionó silenciosamente frente a la costa en el Golfo de México, obteniendo ganancias virtualmente sin riesgo vendiendo contratos para entregas futuras.

En total, Koch sacó del mercado unos 20 millones de barriles de petróleo y se puso en posición de apostar por las interrupciones en los precios que la propia empresa estaba creando. Gracias a este tipo de esfuerzos comerciales, Koch podría presumir de un crecimiento importante en los años de la crisis.

En los años posteriores a que George W. Bush calificara a Irán como miembro del “Eje del Mal”, los hermanos Koch se beneficiaron del comercio con este Estado patrocinador del terror y potencia nuclear imprudente. Durante décadas, se ha prohibido a las empresas estadounidenses hacer negocios con los ayatolás, pero Koch Industries explotó una laguna legal en las sanciones de 1996 que posibilitó que las subsidiarias extranjeras de las empresas de los EE.UU. hicieran negocios en Irán.

Foto: Sede principal de Koch Industries en Wichita (Kansas) | vía Koch Industries.

En los años siguientes, las filiales alemana e italiana de Koch-Glitsch obtuvieron contratos lucrativos para abastecer a la planta iraní de Zagros, la planta de metanol más grande del mundo. Y gracias en parte a Koch, el metanol es ahora una de las principales exportaciones no petroleras de Irán.

Koch siguió comerciando con Teherán hasta 2007, después de que el régimen estuvo expuesto a suministrar artefactos explosivos improvisados ​​a insurgentes iraquíes que mataban a las tropas estadounidenses. De acuerdo con el abogado Holden, Koch ha “decidido que ninguna de sus subsidiarias se involucraría en un intercambio que involucre a Irán, incluso cuando tal comercio sea permisible bajo la ley de los EE.UU.

Se suponía que el proyecto de Ley Dodd-Frank pondría fin a la especulación que pone en peligro la economía en el mercado global de derivados de 700 billones de dólares. Pero Koch ha logrado defender (e incluso expandir) su territorio, comerciando con derivados en gran medida no regulados, una vez calificadas como “armas financieras de destrucción masiva” por el multimillonario de la inversión financiera, Warren Buffett.

Foto: Caricatura satírica sobre el control de los Koch sobre Scott Walker, el gobernador del estado de Winsconsin | vía Flickr.

En teoría, Enron Loophole ya no está vigente: el gobierno ahora tiene el poder de controlar la manipulación en el mercado de los derivados energéticos. Pero la administración de Obama no presentó nuevas normas que realmente lo hicieran. En 2011, la CFTC ordenó los “límites de posición” en los intercambios derivados de petróleo y otros productos básicos. Estos habrían bloqueado a cualquier especulador individual de poseer contratos de futuros que representasen más de una cuarta parte del mercado físico, reduciendo el peligro de manipulación. Como parte de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados, que también representa a muchos gigantes de Wall Street como Goldman Sachs y JP Morgan Chase, Koch luchó contra estas nuevas restricciones. ISDA demandó para bloquear los límites de la posición, y ganó en la corte en septiembre de 2012. Dos años más tarde, la CFTC sigue dando vueltas a un reemplazo. Los comerciantes de la industria como Koch son esencialmente capaces de operar como si el Enron Loophole todavía estuviera funcionando.

Koch también está cosechando los beneficios del impacto de Dodd-Frank en Wall Street. La llamada Regla de Volcker, implementada a finales del año 2013, prohíbe a los bancos de inversión el “comercio de propiedad”, invirtiendo en su propio nombre en valores y derivados. Como resultado, muchos bancos de Wall Street están deshaciéndose de sus unidades de comercio de materias primas. Pero Volcker no se aplica a comerciantes no bancarios como Koch. Ahora pueden recoger clientes que podrían haber negociado anteriormente con JP Morgan. En sus materiales de comercialización para sus operaciones comerciales, Koch se jacta ante los clientes potenciales de que puede proporcionar “liquidez en el mercado físico y financiero en momentos en que otros retroceden“. Es probable que Koch también se beneficie de las lagunas que eximen a la empresa de publicar garantías para operaciones de derivados y le permita continuar intercambiando swaps sin publicar las transacciones en un intercambio electrónico transparente. Aunque competidores como BP y Cargill se han registrado en la CFTC como concesionarios de swaps, sometiendo sus operaciones a una regulación más estricta, Koch no lo ha hecho. “Koch cumple con todas las regulaciones de CFTC, incluidas las relacionadas con los concesionarios de swaps“, dice Holden, el abogado de Koch.

Que una compañía masiva con un historial tan preocupante como Koch Industries siga sin restricciones por la regulación financiera debería generar temor en el corazón de cualquiera que tenga interés en la salud de la economía estadounidense. Aunque Koch ha cultivado una reputación como una empresa económicamente conservadora, desde hace mucho tiempo ha coqueteado con el peligro. Y que no ha sufrido una pérdida catastrófica en los últimos 15 años parece ser tanto una cuestión de suerte como una gestión hábil.

Los Kochs se han enfrentado a algunas de las mayores debacles en los años de la crisis. En 2007, cuando la economía comenzó a tambalearse, Koch se estaba preparando lanzarse al mercado de permutas de riesgo crediticio, incluso creando una filial, Koch Financial Products, para ese propósito expreso. KFP obtuvo una calificación AAA de Moody’s y, según los informes, buscó comprar activos tóxicos en el centro de la crisis financiera con un apalancamiento de hasta 50 veces. En última instancia, Koch Industries sobrevivió al experimento con mucha suerte.

Más recientemente, Koch estuvo expuesta al fiasco en MF Global, la deshonrosa firma de corretaje dirigida por el exgobernador de Nueva Jersey, Jon Corzine, que se metió indebidamente en cuentas de clientes para financiar apuestas imprudentes sobre la deuda europea. Se informó que Koch, uno de los principales clientes de MF Global, dijo a los socios comerciales que cambiaba de cuentas un mes antes de que la correduría se declarara en bancarrota, la octava más grande en la historia de Estados Unidos. Koch dice que la decisión de retirar sus fondos de MF Global se tomó hacía más de un año. Mientras que los clientes de frentes pequeños de MF tuvieron que recoger el cadáver de la compañía de Corzine para recuperar sus activos, Koch ya estaba nadando libre y clara.

Debido a que es privada, nadie ajeno a Koch Industries sabe cuánto riesgo está asumiendo la compañía, o si podría concebir un riesgo sistémico, una preocupación planteada en 2013 por la Futures Industry Association. Pero esto es seguro: debido a las lagunas en la reforma regulatoria financiera, la próxima compañía en poner en riesgo a la economía estadounidense puede no ser un banco de Wall Street sino un gigante comercial como Koch. En 2012, Gary Gensler, entonces presidente de la CFTC, criticó las lagunas que Koch parece estar explotando, lo que plantea el fantasma de AIG. “[AIG] tenía este riesgo masivo acumulado en sus derivados simplemente porque se llamaba a sí misma una compañía de seguros en lugar de un banco“, dijo Gensler. Cuando el Congreso adoptó Dodd-Frank, agregó Gensler, nunca tuvo la intención de eximir a los bateadores pesados ​​financieros sólo porque “alguien se llama a sí mismo un seguro“.

De esta forma, podemos entender el poder que tienen esta familia, y sobre todo los hermanos Charles y David, sobre la economía estadounidense y por lo tanto mundial. Algunos piensan que el poder de los Koch es incluso más impresionante que el que puedan tener magnates de la talla de Warren Buffet o Jeff Bezos, aunque algunos piensan que todas estas especulaciones sobre control político y económico sólo forman parte de teorías de la conspiración que buscan desprestigiar a esta familia. En todo caso, no se discute que su empresa, por lo grande, tenga mucha influencia sobre los empresarios y emprendedores de todo el mundo.

Pero dinos, ¿tú qué piensas de los hermanos más adinerados de América?
¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Category:
  [Colección] Grandes Magnates de la Historia

Si te gusta, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 000
Nelson Peralta
About

 Nelson Peralta

  (87 articles)

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.