Ashton Kutcher: cómo pasar de ser un actor cómico a un inversor multimillonario | Tentulogo

Ashton Kutcher: cómo pasar de ser un actor cómico a un inversor multimillonario

Nelson PeraltaBy Nelson Peralta 3 meses ago
Home  /  [9] Entretenimiento útil  /  Ashton Kutcher: cómo pasar de ser un actor cómico a un inversor multimillonario
Es curioso que en la descripción inicial de Ashton Kutcher en la Wikipedia en español sólo aparezca: “actor, productor y ex modelo estadounidense” cuando de hecho su faceta más importante en los últimos años ha sido la de inversionista de riesgo. Pero bueno, quizás sea por que la mayoría no lo sepa y por eso es que nos motivan post como estos…

No por nada se le haría tan bien interpretar a Steve Jobs, pues Ashton fue siempre muy intuitivo, con un buen olfato para los negocios y una vida cargada de dilemas. Nacido en el seno de una familia católica de clase media (asentada en el estado de Iowa), desde los 10 años comenzó a tener diversos empleos, empezando por la construcción hasta la carnicería, por lo que creció entendiendo el valor de trabajar. Sin embargo, fue un rebelde en toda lid, y ha confesado que se debió a las afectaciones que sufrió por la enfermedad de su hermano gemelo, el cual sufre de parálisis cerebral.

Una estadía en la cárcel y una libertad condicional bastante restrictiva lo hicieron cambiar y terminar la escuela. A pesar de todo, era muy inteligente y quiso estudiar en la Universidad de Iowa la carrera de ingeniería bioquímica; pero el ostracismo estaba en su contra. No le quedó más remedio que aceptar un trabajo como modelo en Nueva York y, pues, desde allí, su historia de éxito en el medio artístico es harto conocida:

Ashton Kutcher en 2010

Foto: Ashton en la Gala del Time 100 de 2010 | vía Wikipedia.

Su primera gran oportunidad llegó en 1998 con “That 70s Show”, donde interpretó al holgazán Michael Kelso, seguido de una serie de papeles similares que lo consagraron como un actor de comedia televisiva, aunque también dieron mucho de qué hablar sus papeles más dramáticos, como el de “Efecto Mariposa” y “Jobs”. Pero mientras lo encasillaban por estupidez, comenzó a pulir sus chuletas.

Con una carrera prometedora en el mundo del espectáculo, Ashton dio sus primeros pasos en la empresarialidad en el año 2003, produciendo y presentando un programa de cámara oculta para MTV, llamado Punk’d. Esto a la larga, daría origen a una compañía de producción en toda regla llamada Katalyst, en cuyo cargo de “jefe digital” colocó a Sarah Ross, una ex-ejecutiva de TechCrunch que se encargó de relacionarlo con personas poderosas en Silicon Valley, incluidos Ron Conway y Michael Arrington. Estamos hablando de un momento bastante primitivo para el boom contemporáneo de las tecnológicas, pues ni siquiera existía Facebook.

Marc Andreessen lo invitó a colocar 1 millón de dólares en Skype en 2009. Cuando Microsoft compró la compañía 18 meses después de que él hiciera esa inversión, el desembolso de Ashton cuadruplicó su valor, y eso lo enganchó a los negocios. Además, había resultado algo impresionante para sus nuevos amigos de San Francisco, que todavía se estaban recuperando de la Gran Recesión de 2008.

Mientras esto ocurría, Guy Oseary (manager de Madonna y de U2) estaba experimentando una metamorfosis similar. Nacido en Israel, se mudó a Los Ángeles a los 8 años con su familia y estudió en la Beverly Hills High School, donde comenzó a gestionar pequeños actos de hip-hop y se hizo amigo de los hijos de personas poderosas en Hollywood, como Freddie DeMann. Este empresario de la música contrató a Guy cuando era tan solo un adolescente para que trabajara para él en Maverick Records, el sello que cofundó con Madonna. A mediados de la década de 1990, Guy ascendió a presidente de la compañía.

Guy: invirtiendo juntos en el futuro

Guy forjó una relación de amistad con Bill Gross, quien había recaudado más de 1.000 millones de dólares para su incubadora de empresas Idealab, a finales de la década de 1990. Pero cuando el mercado colapsó en 2000, aniquiló a muchas de sus empresas tecnológicas que estaban surgiendo, junto con los planes que Gross tenía de una Oferta Pública Inicial y con millones de dólares que Guy había puesto allí.

Guy Oseary en mayo de 2013

Foto: Guy Oseary en mayo de 2013 | vía Wikipedia.

Por la misma época, se hizo amigo del multimillonario Ron Burkle, quien le dijo que la debacle del Idealab era una “bendición disfrazada”: había aprendido una lección valiosa a sus 27 años y es que los fracasos son una parte importante del éxito en los negocios. Guy, que tenía un futuro brillante en Hollywood, pronto se convirtió en manager de Madonna y la llevó a través de giras mundiales consecutivas en las que se recaudaron más de 600 millones de dólares. Además de eso, cuando el agente Seth Rodsky acudió a él en 2008 para invitarlo a invertir en Vita Coco, Guy le dio un cheque por 1.2 millones de dólares que le supuso una ganancia de alrededor de 20 millones cuando la empresa llegó a valorizarse en 664 millones para 2015.

A medida que comenzó a profundizar en los fondos de inicio, Guy descubrió que este negocio estaba muy desatendido en Silicon Valley y fue cuando se enteró de que Ashton Kutcher (sí, el actor de Hollywood) iba por esas andadas. Dijo para la revista Forbes: “Solo había un chico de nuestra comunidad que no sólo lo hacía, sino que incluso me daba patadas en el culo y conseguía todos los tratos correctos. Era Ashton”. Fue así como le propuso aliarse y comenzó una relación de negocios que hasta la fecha ha producido más de 250 millones de dólares.

Embed from Getty Images

Relación con los pesos pesados de Silicon Valley

Ashton y Guy se asociaron con Burkle y formaron A-Grade Investments en 2010. El multimillonario contribuyó con 8 millones de dólares y el uso de su back office, mientras que los dos primeros agregaron 1 millón de dólares cada uno. Las primeras verificaciones de A-Grade comenzaron en el rango de 50.000 a 100.000 dólares, empujándose gradualmente al territorio de las siete cifras. El trío se enfocó en nuevas empresas con tres características: fundadores atractivos con quienes querían trabajar activamente; una declaración de misión de resolución de problemas orientada a ahorrar o enriquecerse en el tiempo; y, finalmente, un modelo de negocio que pudiese ser impulsado por su participación.

  • DATO: El nombre “A-Grade” es un juego de palabras entre la inicial el nombre de Ashton y la inicial del nombre de Guy. Además, la palabra “Grade” hace alusión a la superación de estratos para ir cada vez más alto, cada más obteniendo nuevos grados.

Una de sus primeras inversiones se dio con el sitio de letras y literatura Genius, anteriormente conocido como Rap Genius. A-Grade fue su primer gran inversionista después de que la compañía se graduó de la incubadora Y Combinator en 2011. Dijo uno de sus cofundadores, Ilan Zechory: “Cualquiera que haya recaudado fondos sabe cuán importante es y cuánto esperan los inversores…

Ashton aprovechó su influencia masiva en las redes sociales (ya habíamos comentado en el post que hicimos sobre Twitter que tuvo la distinción de ser el primer usuario de esta red social que alcanzó el millón de seguidores) para llevar tráfico al sitio web. Esto llevó a que Andreessen Horowitz invirtiera 15 millones de dólares en 2012 y que A-Grade obtuviera una valoración de 10 millones de dólares respecto a los 8 con los que había comenzado, crecimiento sutil en un año, pero que luego se multiplicaría exponencialmente, como veremos:

El giro profesional de Ashton Kutcher comenzó a llamar la atención en los medios. The New York Times lo describió como el “guapo ditz” que “dominaba la jerga utópica de Silicon Valley”. Lo más frecuente era que se juntara con otros inversores famosos, como Justin Bieber y Lady Gaga, que sabían lo suficiente como para asentir y aplaudir, pero no más de ahí, y por eso era visto con algo de recelo entre empresarios. Aunque hubo algunos que lo defendieron, como Chris Sacca, quien dijo: «Es verdad que hay muchos famosos “turistas” en nuestra industria en estos días. Gente famosa acechando y tratando de obtener un trozo del pastel, pero sin aportar ningún valor a la mesa. Para Ashton, en particular, ha sido un compromiso diario con la tecnología durante al menos ocho años».

Y es que Ashton y su equipo supieron dónde poner el dinero para que éste diera buenos frutos:

  1. En 2010 colocaron 3 millones de dólares en Spotify, cantidad que se multiplicó por 3.
  2. También en 2010 colocaron 300.000 dólares en Warby Parker, cifra que se multiplicó por 7.
  3. En 2011 su firma puso 2.5 millones en la startup Airbnb y dicha participación terminaría con un valor de 90 millones de dólares.
  4. Colocaron, ese mismo año, 500.000 dólares en Uber, los cuales valen ahora más de 60 millones. (Hasta ahora su inversión más rentable).
  5. En Houzz invirtieron 1.5 millones de dólares y lograron multiplicar esa inversión por 6.
  • DATO: Pero también hubo errores en abundancia. Ashton invirtió dinero en efectivo y, brevemente, se convirtió en el Director Creativo de un servicio telefónico basado en la web Ooma, que terminó estrellándose después de una Oferta Pública Inicial desastrosa. A-Grade también invirtió en la tienda en línea Fab.com, viendo cómo su valor se disparaba a 1.000 millones de dólares, aunque luego se desplomaría a poco más de 15 millones porque algunos consideraban que vendía chatarra.

Influencia: ¿Por qué no usarla?

En 2012 Ashton y sus socios decidieron recaudar más dinero para A-Grade y encontraron a una buena cantidad de multimillonarios dispuestos a todo. Y aunque claramente había un factor positivo en juego, lo que resultó más atractivo para los inversionistas fueron las posibilidades de estar a la cabeza de rondas de inversión para empresas punteras como Airbnb y Uber. “Ya sea que estuvieran apostando por nosotros o por la cartera, ya estaba el potencial para que esto se hiciera realidad”, dijo Ashton a Forbes.

Embed from Getty Images

La fama puede significar una forma inteligente de hacer dinero cuando se usa adecuadamente (ver el caso de Kylie Jenner del que ya hemos hablado en Tentulogo). Cuando la ciudad de Nueva York intentó restringir el crecimiento de Uber a través de una regulación sofocante, Ashton utilizó su alcance de las redes sociales para bombardear públicamente al alcalde Bill De Blasio, quien rápidamente se retractó. Por su parte, Guy hizo que sus clientes, incluida Madonna, utilizaran públicamente la aplicación móvil Flipboard, otra inversión de A-Grade; y así como estos ha habido muchos otros ejemplos.

Esta actitud de altas relaciones mantiene las oportunidades fluyendo, y es que no se puede esperar tener una lista de contactos para no utilizarla nunca; de hecho, los que no hacen eso, simplemente no van a llegar a nada. Además, cuando tienes una reputación que es buena y te precede, tiendes a ser invitado a cosas buenas.

Ashton Kutcher en Forbes

Liberty y Sound Ventures: un gran paso adelante

El siguiente capítulo en el viaje de Ashton Kutcher a través del mundo del capital de riesgo sería Neighborly, una startup de crowdfunding de bonos municipales, que en marzo de 2016 recién salía de una primera ronda de financiamiento valorada en 5.5 millones. Por otra parte, él y Guy administrarían los 100 millones de dólares de Liberty Media (la empresa de John C. Malone) en un nuevo vehículo de inversión llamado Sound Ventures.

Sound Ventures fue un gran paso adelante para la vida empresarial de Ashton: más dinero, dinero de otras personas (Liberty rechazó específicamente las ofertas de él y Guy para poner sus propios millones); había sido una oferta jugosa y esto causó que tuviera algunas diferencias con su antiguo socio Ron Burkle, unas diferencias que fueron zanjadas de forma discreta. Lo más probable era que Burkle, que no había tenido un jefe en años, no quisiera que le dijeran qué hacer.

Ashton Kutcher en TechCrunch Disrupt 2011

Foto: Ashton en TechCrunch Disrupt 2011 | vía Flickr.

Y es que Liberty iba a tener poder de veto sobre las principales inversiones de Ashton y Guy y proporcionaría soporte administrativo a través de Live Nation, su mayor accionista. De hecho, fue el jefe de Live Nation, Michael Rapino, quien presentó a estos dos al CEO de Liberty Media, Greg Maffei. Pero, ¿por qué Liberty colocaría este dinero en Ashton y Guy en lugar de dárselo a un jugador más establecido como Greylock o Sequoia Capital? “No hubieran estado de acuerdo, tal vez, con algunos de los términos”, dijo Maffei. “Pero creo, francamente, lo más importante es que tienen una forma diferente, un mundo diferente al de las otras empresas”.

Con Sound Ventures, Ashton y Guy han querido enfocarse en campos que en la actualidad son “aburridos”. Además del crowdsourcing, han invertido en la automatización de recursos humanos, la transparencia financiera para los gobiernos locales y el servicio doméstico. El objetivo de esto era darle un impulso a los bonos en ese mercado, pues bien han sabido cómo influir en otros mercados y esto les ha dado rentabilidad.

Los expertos dicen que, para obtener esa base de 100 millones de nuevo, deberían, sin embargo, realizar apuestas más grandes en etapas posteriores. “Cuatro de esta inversiones, si tenemos suerte, van a ser supernovas, y el 50% llegarán al punto de equilibrio”, dijo Ashton. “Y el 25% de estas se van a caer en el camino. No tuvimos que explicarle eso a Liberty”.

El trato con Liberty, sin embargo, se ha hecho más grande pues han alineado a TPG Capital para proporcionar efectivo adicional si una empresa de la cartera estaría buscando una mayor inyección. Y la billetera de Liberty parece abierta, también. “Siempre pueden volver y pedir más”, dijo Maffei, y esto en el fondo lo que quiere decir es que confían en el criterio de Ashton y Guy más allá de lo que han logrado en sus carreras como inversores.

Ashton Kutcher presentando "Digital Rant" en agosto de 2011

Foto: Ashton presentando “Digital Rant” en agosto de 2011 | vía Flickr.

¿Y qué podemos aprender de esto? Que así como Ashton Kutcher, no podemos subestimarnos al sentir el rechazo de otros que creen que algo minimiza nuestro talento o disposición para hacer las cosas. Bien este hombre ha podido mantener una carrera sólida en las artes y ha sabido además trabajar por lo que quiere en el mundo de los negocios. De hecho, como sabe que cada vez debe dedicarle más tiempo, ha decidido aplazar la televisión y el cine y dedicarse más a los negocios. Él sabe, como también nosotros, que el emprendimiento es una pasión.
Referencias:
Foto de cabecera: vía Flickr.
Con información de: Wikipedia | Atrium | Business Insider | Forbes

¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Categories:
  [9] Entretenimiento útil, [Colección] Grandes Magnates de la Historia

Si te gustó, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 000
Nelson Peralta
About

 Nelson Peralta

  (87 articles)

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.