House of Cards: 5 enseñanzas valiosas para emprendedores | Tentulogo

House of Cards: 5 enseñanzas valiosas para emprendedores

Fabiana RussoBy Fabiana Russo 5 meses ago
Home  /  [9] Entretenimiento útil  /  House of Cards: 5 enseñanzas valiosas para emprendedores
“El dinero es la mansión en Sarasota que comienza a desmoronarse después de 10 años. El poder es el antiguo edificio de piedra que se conserva durante siglos. No puedo respetar a alguien que no ve la diferencia”.

Esta es tan sólo una de las grandes líneas de Frank Urderwood, el ambicioso y frío congresista que fue protagonista de la serie House of Cards durante 5 temporadas.

A pesar de que esta serie es definida como un drama político, cualquiera que decida darle una oportunidad se verá inmerso en algo mucho más que eso: constantes enseñanzas, estrategias y artimañas de negociación para alcanzar el poder.

¿Qué relación puede tener esto con el mundo del emprendimiento? Pues tan sólo imagina la complejidad de tener un negocio exitoso y resaltar ante la competencia, quizás dominar el mercado. El poder, en este caso, reside en tus usuarios, tus clientes.

Pero entremos en detalle…

House of Cards

Frank Underwood y Claire Underwood

Foto vía Quien

La serie no sólo es la primera creada por Netflix, sino también una de las más exitosas de la plataforma. Se estrenó en enero de 2013 y desde entonces ha recibido 33 nominaciones a los premios más prestigiosos de la televisión: los Emmy.

Desde el primer episodio, podemos observar el juego de poder y el pragmatismo de Frank Underwood, interpretado por Kevin Spacey. El personaje a menudo rompe la cuarta pared para comentarle al espectador sus intenciones sinceras, opiniones y lecciones muy valiosas, y ya sea que te encuentres de acuerdo o no con la forma como decide responder ante ciertas circunstancias, la verdad es que si se olvida el contexto político, cualquiera con ambición o con ganas de enfrentarse a un mundo que está repleto de constantes retos y dinámicas de poder puede obtener conocimiento valioso de la serie.

Echa un vistazo al tráiler de la primera temporada de House of Cards

Algunas lecciones de House of Cards

1. El dinero no lo es todo para una startup, los usuarios sí

Echa un vistazo a la cita de Frank Underwood al principio del artículo. Veras que el personaje deja claro que la meta no es el dinero, sino el poder, y en el mundo de las startups no importa cuanto dinero puedas obtener de una ronda de financiamiento si al final del día las personas no están utilizando tu producto y están encantadas con él. Si esto no sucede, terminarás quemando tus recursos y posiblemente tu negocio fracase.

Una compañía que se enfoca en sus clientes, que prioriza sus necesidades y ofrece una atención de primera, tiene mayores posibilidades de obtener grandes conversiones, que son las que le darán fuerza e influencia a tu empresa en un ecosistema colmado de competencia.

2. “La imaginación es su propia forma de corage

La imaginación es unos de los recursos más valiosos que puede tener un emprendedor, pues de ahí es que surgen las grandes ideas. Con ellas desafías en tu mente al status quo, con ellas puedes cambiar al mundo y se requiere mucho valor y confianza para lograr convertirlas en un negocio que funcione.

Si tienes dudas de esto tan sólo piensa en aquellos que lograron lo que parecía imposible en sus épocas, Henry Ford con la industria automotriz o Walt Disney con el mundo de entretenimiento.

Como dijo Napoleón Hill, autor del famoso libro Piense y Hágase Rico, “Primero viene el pensamiento; luego la organización de ese pensamiento en ideas y planes; luego la transformación de esos planes en realidad. El principio, como puedes observar, está en tu imaginación“.

3. Dedica tu tiempo a las cosas verdaderamente importantes

En la primera escena del primer capítulo de la serie, Frank Underwood regala a los espectadores uno de los consejos más relevantes de una forma bastante impactante: sacrificando a un perro. Dice: “Hay dos tipos de dolor. El tipo de dolor que te hace fuerte o el dolor inútil, el tipo de dolor que es sólo sufrimiento. No tengo paciencia para cosas inútiles“, y como emprendedores tampoco deberíamos tenerla.

Cuando estás construyendo una empresa existen numerosos obstáculos que te pueden llevar a perder el objetivo o el enfoque de lo que es relevante, por esta razón es fundamental que con cada decisión que tomes pienses en el efecto que la misma tendrá en tu equipo, tu estrategia y tu producto. Debes preguntarte: ¿lo que estoy haciendo ahora es indispensable para lograr el objetivo que tengo en mente?

Si te equivocas, no lo olvides, convierte ese “dolor” en algo que te haga fuerte, aprende del error y trata de que no vuelva a suceder.

Echa un vistazo a esta escena de House of Cards:

4. Sigue experimentando aunque falles en el intento

Este país necesita una experimentación constante y valiente. Es de sentido común escoger un método y probarlo. Y si falla, admitirlo de forma franca y probar otro. Pero sobre todo, intentar algo“, dice Frank.

Si conoces bien a la industria del emprendimiento, sabrás que la experimentación juega un papel importantísimo en el éxito de una empresa y sobre todo de una startup. Tanto así que se han adoptado todo tipo de metodologías para hacer el proceso de aprendizaje mucho más rentable.

De hecho, de acuerdo con el cofundador de Linkedin e inversor ángel, Reid Hoffman, “hay un mantra en Silicon Valley que es ‘fracasa rápido‘ (…) el buen emprendimiento es siempre sobre las iteraciones“. Por supuesto que esto no quiere decir que se debe aspirar al fracaso, sino que si llegas a experimentarlo, debes aprender lo más rápido posible de él y seguir intentando hasta que finalmente consigas el producto o servicio ajustado al mercado, pivotando si es necesario. Muchas empresas y startups exitosas de la actualidad como Slack o Twitch son prueba de ello.

5. “A partir de este momento eres una roca. No absorbes nada, no dices nada y nada te rompe

Como líder de tu empresa o negocio, muchas veces debes tomar grandes riesgos que pueden dejar las emociones a flor de piel y a tu equipo confundido. Es en estos momentos de alta sensibilidad en los que debes ser fuerte y racional.

Esto no significa que tomes demasiado en serio esto de “ser una roca” y desechar por completo todas las emociones, sino más bien estar atento con tu equipo, ser comprensivo con lo que les angustia (puedes verlo como “ser la roca de la compañía”), pero encontrar la forma de tomar la decisión más acertada y actuar con determinación para que tu empresa logre sortear el riesgo y salir con el mejor resultado.

¿Quieres saber otras lecciones épicas de este personaje? Aquí te dejamos este video:

Ciertamente, las actitudes y acciones del personaje principal de la serie –e incluso de muchos de su círculo– pueden llegar a ser despreciables, porque son personas que te ofrecen una mano, pero con la otra te clavan un cuchillo por la espalda, cosa que para nada alentamos. Sin embargo, si se observa con detenimiento las pequeñas joyas estratégicas, pueden reenfocarse y aplicarse con intenciones más nobles para conseguir nuestros objetivos sin perjudicar a otros.
Referencias:
Imagen de cabecera: Flickr
Con información de: Entrepreneur | Think apps | Management Today | MYHQ Digest
¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.

Category:
  [9] Entretenimiento útil

Si te gusta, agradeceremos que lo compartas :)

this post was shared 0 times
 000
Fabiana Russo
About

 Fabiana Russo

  (48 articles)

¡Hey espera! ¿Eres emprendedor/a?

Todos los días publicamos en nuestro blog para emprendedores, te invitamos a que te apuntes a nuestra lista para recibir nuestros mejores artículos, consejos, noticias, novedades, ofertas y sorpresas. ¡Todo muy cool! Cero spam.

¡Genial! Muchas gracias por suscribirte.

Uy, algo ha salido mal. Revisa e intenta de nuevo.