¿Te gusta el Monopoly? Curiosidades, estrategias ¡y trucos!

¿Te gusta el Monopoly? Curiosidades, estrategias ¡y trucos!

By Tentulogo 6 días ago
Portada  /  Marketing para emprendedores  /  ¿Te gusta el Monopoly? Curiosidades, estrategias ¡y trucos!
No hay nada que alimente más el comportamiento de un empresario que una buena y aguerrida partida de Monopoly, juego donde a los adversarios se les ataca empobreciéndolos, además de condenándoles las deudas y mandándolos a la cárcel; es como para sentirse Donald Trump por el par de horas (o incluso días) que suele durar una partida.

La mecánica del juego es relativamente simple, se trata de lanzar los dados y avanzar por un tablero lleno de propiedades con las que los jugadores pueden comerciar entre sí basándose en unas determinadas reglas expuestas en el documento añadido a la caja donde acompaña al tablero.

La idea de los negocios en Monopoly se basa en la guerra a muerte entre capitalistas adinerados

Un poco de historia

El juego fue creado por Elizabeth Magie en 1903, quien lo llamó “The Landlord’s Game” (el Juego del Terrateniente), y que fue patentado (su versión de Atlantic City) en 1935 por Charles Darrow, quién inició una pequeña producción que fue todo un éxito de ventas, lo que atrajo la atención de la compañía juguetera Parker Brothers (hoy propiedad de Hasbro).

Después de la compra por parte de esta multinacional, la producción y popularidad del juego se extendió por todo Estados Unidos y marcó su salida al resto del mundo. Las versiones de “Monopoly” que han circulado en varios países, se han adaptado a ellos, nombrando a los bienes raíces como lugares que realmente existen allí o usando representaciones reales en miniatura de sus monedas nacionales.

Foto: vía Pixabay.

¿Qué podemos aprender los emprendedores y empresarios de este juego?

Desde el punto de vista económico, este juego simula a un mercado real, aislando un determinado sector del mismo, concretamente al que atañe a la compra y venta de bienes raíces y reproduce lo que sería la competencia en un entorno donde las acciones de uno necesariamente afectan a las de otros competidores.

La idea de los negocios en Monopoly se basa en la guerra a muerte entre capitalistas adinerados que buscan controlar todas las propiedades de las que se dispone en el tablero. Aún con todos los condicionantes que hay y el espacio limitado a “tanto” número de empresas disponibles (riqueza límite dada), el juego es muy ilustrativo a nivel micro de cómo es el proceso de mercado que implica la gestión de un negocio en áreas como la financiera.

Foto: vía Pixabay.

La figura del banco (una especie de Banco Central) concede créditos y expande la oferta monetaria (cada vez que pasas por Go!) como lo hacen los bancos en la vida real, dándote capacidad para comprar propiedades que rentabilizarás construyendo edificios sobre ellas y castigándote con el embargo cuando no pagas tus hipotecas.

La cárcel puede significar una metáfora de los riesgos fortuitos que ocurren realmente en el mercado, no necesariamente tiene que tratarse de un crimen, también puede significar una mala inversión, por ejemplo, que nos puede dejar varados por un tiempo y darle cancha a nuestra competencia para que nos quite alguno que otro nicho de interés.

Algunos secretos y estrategias del juego

Los aficionados a Monopoly suelen poner en práctica ciertas estadísticas para hacerse con ventajas sobre los que no han ido más allá. Por ejemplo, en el caso de los dados, al lanzarlos, el número que más se repetirá es el 7, y los que menos se repetirán son el 2 y el 12; asimismo, existe un 17% de probabilidades de sacar dobles en uno de seis tiros, entendiendo que si usualmente una vuelta completa al tablero se da en cinco o seis tiros, sólo sacarás doble una vez por vuelta.

A parte de la cárcel, estadísticamente hablando, la casilla más concurrida es la llamada “Avenida Illinois” (casilla roja), por lo que comprarla e instalar allí un hotel, te dará buenos ingresos, así como las casillas de color naranja, que son las más valoradas, ya que en la cárcel quien más y quien menos, cae diversas veces durante la partida, y desde ahí, es bastante probable sacar luego un 6, 8 o 9.

Las azúl oscuro, también suelen resultar bastante rentables. Si bien son las más costosas, el que sólo sean 2 en vez de 3, permite llegar mucho antes al hotel (ya que según las reglas del juego no puedes poner 4 casas en una casilla y ninguna en la de al lado, debes ir de manera pareja), y con que caigan una vez ahí, ya tienes prácticamente la partida ganada. Con el aliciente de que una de las tarjetas “Sorpresa” te lleva directamente a una de las azules.

Otra recomendación importante es tratar de comprar las propiedades que están al final de cada recta. Si te fijas, te costará lo mismo construir en una verde que en una azul oscuro, mientras que luego los beneficios que obtendrás cuando caigan en tus hoteles, serán mucho mayores en las azules. Esto aplica a todas las rectas, por las últimas siempre te pagarán más al caer.

Por el motivo anterior, las verdes suelen ser una mala compra, te saldrá muy caro construir (con menos ganancias potenciales que en las azules) y eso conlleva un elevado riesgo. Además, suele ocurrir que en las verdes se cae menos que en otros colores. Es un color ideal para negociar un intercambio con tus rivales. Con la excusa de que son costosas podrás pedir a cambio otras propiedades que resulten de mayor interés para tu estrategia.

Trata de comprar todo lo que puedas. Si la suerte te acompaña, lo ideal es tener al menos una de cada color, para así tener el control de cara a negociar antes de que cualquier otro pueda comenzar a construir. La clave es esa, estar en una buena situación cuando llegue el momento de que alguien ya pueda comenzar a construir.

En el caso de las tarjetitas de “Casualidad” y “Arca Comunal”, también existe una probabilidad implícita y mayoritaria de ser enviado de una casilla a otra o de ganar dinero, pues de las treinta y dos tarjetas que hay en total (entre los dos tipos), doce son para un propósito y once para el otro, respectivamente.

Una estrategia que muy pocos aplican en el Monopoly (y que no sólo está estipulada en las reglas del juego, sino que además es una actitud muy realista de los negocios) es la evasión del pago de la renta: si un jugador (empresario), se distrae o está desprevenido y por tanto olvida cobrarte una estadía en su propiedad, ya cuando pase el turno, habrá expirado el tiempo y no tienes por qué pagarle si al rato él se acuerda que no te cobró. Esta información sirve no sólo para que lo hagas cada vez que puedas (y te ahorres un buen dinero) sino para que no dejes que te lo hagan a ti.

Foto: vía Flickr.

Las negociaciones

Esta es una de las partes más atractivas del juego. Trata de ser creativo cuando llegue el momento de negociar. Define tus estrategias, ya que hasta ese momento, es más que nada suerte. Ya cuando toca negociar es donde se ve la naturaleza y conocimiento de cada participante:

  • El jugador miedoso: Si dependes de él para negociar y avanzar en el juego podrá ser muy frustrante, ya que su miedo le impedirá negociar abiertamente y querrá que la partida dure mil horas para así con cada vuelta ir sumando su “salario” que le permita tener un colchón. Exacto, “su salario”. En la vida real estas personas suelen ser menos emprendedoras acostumbradas a un trabajo fijo que les de seguridad.
  • El jugador decidido: Estará dispuesto a negociar arriesgadas transacciones, en donde el juego se suele resolver mucho antes, ya que las decisiones se toman rápido y finalmente se ve quién eligió mejor. Suelen ser personas con una naturaleza más emprendedora y estratega.

Si negocias contra un miedoso, tendrás que tratar de hacer propuestas más creativas y seductoras. Utiliza argumentos de venta más persuasivos para tratar así de hacerle cambiar de opinión.

Monopoly: cultivando el espíritu competitivo desde la edad más corta y con las versiones más entretenidas

Si bien es conocido que este juego está orientado hacia un público un tanto más adulto, también han surgido toda clase de versiones para que puedan competir los más pequeños y así alimentarse del espíritu competitivo que caracteriza a todo ser humano adulto. En todos los años de historia que lleva el juego, existen versiones como la de Monopoly: Volver al Futuro, Monopoly electrónico (donde incluso cuentan con tarjetas de crédito para hacerlo más interesante y realista), Monopoly: El Padrino, el cual se ajusta perfectamente a la temática del juego porque como se vio en la película, un emprendedor necesita saber cómo mover sus piezas para alcanzar la cúspide de su negocio, y por supuesto cómo obviar el Monopoly: Game of Thrones, o Juego de tronos, que al igual que en El Padrino, debes jugar de la manera más cruel para alcanzar la grandeza.

Foto del Monopoly Electrónico: vía Mercadonegro.

Foto del Monopoly: El Padrino: vía Collider.

Foto del Monopoly: Volver al Futuro: vía SlashFilm.

Foto del Monopoly: Game of Thrones: vía HBO.

Si bien en la vida real no se es tan duro con la competencia, Monopoly ha sabido cómo transformar metafóricamente los eventos que ocurren en la vida financiera real, y así representarlo en lo que sucede en su tablero, y sin duda alguna, si prestas la atención adecuada, además de divertirte vas a aprender valiosas lecciones aplicables a tus finanzas mientras lo juegas.

Como su nombre lo indica, la finalidad del juego es que compres todo lo puedas y tratando en lo posible de hacerlo antes que los otros jugadores; tu objetivo será monopolizar la riqueza dada y, si eres emprendedor en la vida real, una buena partida de Monopoly te servirá para coger la inspiración que necesitas y poner en marcha buenos negocios.

Y tú, ¿qué tan bueno/a te consideras jugando al Monopoly? Comenta abajo y etiqueta a ese amigo o amiga a quien le quieres ganar la próxima partida!!

Imagen de cabecera: vía Pixabay.
Con información de: Wikihow | Hipertextual.

Category:
  Marketing para emprendedores

Si te gustó, agradeceremos que lo compartas :)

Esta publicación fue compartida 0 vez
 000
Acerca de

 Tentulogo

  (27 Artículos)

Tentulogo es un estudio de diseño online fundado en 2005. Somos expertos en crear e impulsar marcas para emprendedores. Ver página de presentación